• quintadel44: ALEGATO

    domingo, febrero 11, 2007

    ALEGATO

    A partir de ahora, para el mundo de la moda ya no existiremos las mujeres muy delgadas; a mí me resbala, teniendo en cuenta que ya entraba en varias de las categorías que han sido borradas del imaginario fashion (bajita, morena, de más de treinta y cinco años y clase media); lo que me sorprende es que anuncien a bombo y platillo que de la 36 hacia abajo se considerará una medida infantil, y que están realizando un estudio estadístico para comprobar cuáles son las tallas más comunes entre las españolas.

    ¿No suena contradictorio que primero tomen las decisiones y luego hagan el estudio? ¿Y si las españolas, a fuer de menudas de esqueleto, resultamos tener tallas pequeñas? Si, ya sé que a simple vista queda claro que la mayoría es más bien gordita; tampoco la media de edad son los veinte años, y a las que ya hemos duplicado o triplicado esta edad se nos continúa obligando a buscar tienda por tienda pantalones con el tiro alto, jerseys que no dejen el ombligo al aire, camisas que no se ajusten a una cintura que más allá del primer hijo desaparece cruelmente... La encuesta sobre tropecientas mil españolas está sesgada en sus planteamientos.

    El problema de salud pública relacionado con la comida en el mundo desarrollado es el exceso de grasas, de proteínas animales y de hidratos de carbono, no el ayuno. Creo que mueren muchas más mujeres como consecuencia de la obesidad que de anorexia. Creo que el verdadero gran problema sanitario no está en los desajustes psicológicos de las muchachitas que dejan de comer porque se ven gordas, aunque sea imperativo atender su dolencia. No entiendo, por lo tanto, esa repentina irrupción en los periódicos y las televisiones de artículos y reportajes sobre una enfermedad para la que el alarmismo resulta contraproducente.

    El mundo de la moda es un mundo loco, al que sólo debemos atender en la medida en que nos divierta: cuando se convierte en un problema psicológico, lo mejor es acudir al especialista; pero eso no tiene nada que ver con confundir índice de masa corporal y talla: una vasca famélica puede calzarse una 42 y a continuación desmayarse de debilidad, ¿es que nadie ha caído en la cuenta?

    ¿Por qué no se aborda el asunto de una manera global? ¿Por qué las mujeres no nos rebelamos ante la manipulación de una industria que decide qué es lo bello, qué es lo bueno, que es lo saludable? ¿Por qué permito que me digan cómo debo ir vestida y peinada para sentirme deseable? Es como si, para evitar los casos de suicidio, se nos obligara a toda la población a sujetarnos a un canon de alegría, por debajo del cual seríamos rechazados por el resto de la sociedad.

    Estoy harta de que los medios de comunicación, las grandes multinacionales y los poderes públicos se erijan en jueces de lo que es y lo que no es importante para los ciudadanos. Miro a mi alrededor, y con lo que me encuentro cada día es con mujeres gordas, delgadas, informes, curvilíneas, planas, macizas, blandengues, altas, bajas, morenas de pelo liso o rizado, pecosas, jóvenes, viejas, maduras, de edad indefinida, rubias, atléticas, culonas, máximas y mínimas, que llevamos una ajetreada vida de doble jornada en el hogar y en el trabajo asalariado. La anorexia es un problema médico de una minoría, como lo es la úlcera de duodeno. Es estupendo que enseñen a los modistos a elegir modelos que den una imagen saludable, y esta muy bien que se unifiquen los patrones para que, cuando veamos una talla 40, sepamos siempre a qué atenernos, pero ¿qué tiene eso que ver con que de pronto se nos estigmatice a las pequeñas? ¿Por qué no se preocupan, en cambio, del dinero que se gasta la gente joven en comprarse varios modelos por temporada, dejando casi nueva la ropa del año anterior y el bolsillo de los padres exhausto?

    Mi suspicacia me hace pensar que, quizá, la industria de la confección ha caído en la cuenta de que la alta costura les está haciendo un flaco favor: si sólo presentan modelitos para niñas esbeltas, les quedan demasiadas prendas en stock, y, en cambio, se están perdiendo una parte del mercado, la más numerosa, la de las rellenitas con algunos michelines que - desalentadas - dejan de preocuparse por ir a la última. Nada mejor, pues, que cambiar de rumbo diciendo que es por nuestro bien, y hacer la dichosa encuesta para aclararse de lo que tienen que sacar al mercado. Lo cual es aceptable, sin mezclar churras con merinas.

    (¡Ah!, Sissi, la emperatriz austriaca, era anoréxica: no es un problema de nuestros días).

    24 Comments:

    Blogger Albornoz & Bórquez said...

    Entrañable Eulalia: Te proponemos desde ya que " Otra moda es posible" sea el slogan de la campaña que has lanzado.
    Nosotros no nos reflejamos, para nada, en los entándares de belleza impuestos desde quién sabe dónde ( talvéz digitados desde París y fabricados en Nicaragua). Nuestros "objetos" de deseos más bien se identifican con algunas de las descripciones intentadas por tí en tu entrega.
    Seremos intransablemente solidarios contigo, porque sabemos que tú siempre das la talla.
    Un beso, o dos mejor
    oliveira y Solis y viceversa

    10:58 p. m.  
    Blogger Roxi said...

    Hola Eulalia! Es raro todo esto, y creo que si ahora el mundo de la moda se preocupa la excesiva delgadez, es para tener más mercado al que llegar, no sólo por preocuparse de la salud pública. Es cierto, se estigamatiza a las chicas famélicas, y nadie le dice nada a las chicas obesas que también sufren unos problemas de salud muy, muy grandes. Sólo que es un proceso más lento, se matan de a poco y por mientras pueden seguir consumiendo. Nada mejor que una niña infeliz, que se compre tallas que probablemente no le queden y tendrá guardadas.
    Yo creo que hay que preocuparse de ambos extremos, es un tema complejo, pero desde un ministerio, digamos SALUD PUBLICA, que debiera tener en cuenta también múltiples otros temas como por ejemplo alcoholismo o adicción a las benzodiazepinas. Estamos llenos de problemas y no sé por qué se obsesionan sólo con la anorexia, es como una fijación que demás que obedece a razones de mercado. Igual hablo por Chile pero me imagino que en todo el mundo es parecido. Lo raro es que acá se hacen los locos con todos estos temas (no hablo ya del estado, si no de las familias que juegan todas a la perfección y esconden la mugre bajo la alfombra), y para rellenar pasan en las noticias el dichoso estudio que les van a hacer a ustedes. volviendo a lo central del tema, no creo que debas aproblemarte ni sentirte estigmatizada, pues con tu carácter no creo que seas del tipo que permita que le digan cómo ir vestida y peinada, además lo de sentirse deseable es una cuestión de actitud, y de no creer en que lo que nos dice la publicidad es cierto.
    Un abrazo!

    11:55 p. m.  
    Blogger suri kata said...

    Aunque tienes razón en que están enfocándolo quizás para vender más aún, sí creo necesario hacer algo para parar esa plaga, que lo es, Eulalia.
    Lo que no es normal es ir a un Bershka y encontrarte que la talla más grande que tienen es la 38, que se corresponde a una 34/36 del Corte Inglés. Y ver en los probadores a un montón de niñas frustradas porque no les entra nada, candidatas a dejar de comer de forma inmediata.

    6:46 p. m.  
    Blogger conductor 8 said...

    Querida Lula, en general estoy de acuerdo en lo que dices. El poder debería estar en cosas más importantes, y que los estudios están hechos para que salga lo que queremos que salga... Pero, como gordo, me siento discriminado. No tengo graves problemas en mi vida diaria (y no hago ejercicio), salvo a la hora de comprar ropa. Ir a las tallas grandes es incómodo y caro. No soy una fashion victim, pero necesito comprar alguna cosa que no me deprima.

    De todas formas me sigue pareciendo flipante que se obligue a la gente a ajustarse a una talla.

    Besos

    PD. recomiendo un vistacito paciente a merlovier.blogspot.com

    7:20 p. m.  
    Blogger pcbcarp said...

    ¿Alguien ha visto alguna vez a alguna señora o señorita por la calle vestida como esos especímenes que andan de esa forma tan rara y con esa mirada asesina por las pasarelas? Yo, no, ni en Carnaval.

    9:08 p. m.  
    Blogger gonzalo said...

    la retirada de las flacas.

    9:46 p. m.  
    Blogger El Tipo de la Brocha said...

    Si las mujeres no os habéis rebelado todavía por este y otros mil motivos (pues, a mi juicio, os sobran), es porque resulta tan difícil que os pongáis todas de acuerdo como cruzar una gallina con un poste de luz.

    Y los cánones de belleza siempre estarán ahí. Antaño, por ejemplo, gustaban las gorditas. O eso pensaba Rubens.

    10:18 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ALBORNOZ Y BÓRQUEZ,
    El eslogan es fantástico. Lástima que la pereza sólo me dé para quejarme aquí...
    Un beso para cada uno.

    ROXI,
    Uso una talla 40 y mido 1,65. No estoy, como ves, en el extremo; pero si quiero comprar algo de acuerdo con mi edad que no parezca un sudario, tengo que entrar en boutiques caras...
    En fin: cada una de nosotras puede contar en qué medida la tiranía de la moda nos machaca.
    Un beso.

    SURI KATA,
    Disiento: si lo es, se trata de una plaga mucho menos extendida que la de la obesidad. Por otro lado, a todo el mundo le parece normal decir a una delgada que lo está, mientras que nadie se atreve a echarle en cara a una gorda su gordura. En la moda, nada es normal, nada es lógico, nada es práctico, nada es sano ni lo deja de ser: si nos tiraniza hasta el punto de enfermar por acercarnos a un canon de belleza que, a todas luces, resulta absurdo, hay algo que falla en nuestras cabecitas...
    Besitos

    CONDUCTOR 8
    Yo también me siento discriminada, en tanto que vieja que no quiere ir por el mundo vestida de quinceañera: las tiendas están llenas de ropita para adolescentes, a no ser que vayas a Loewe, a Burberrys o a Purificación García, (lo cual resulta igualmente caro), o te compres en el mercadillo blusas marujiles y pantalones-saco.
    Visitaré la página que me recomiendas. La tuya, aunque no he comentado, ya la conozco.
    Un beso.

    PCBCARP,
    Van en coche, querido. Y se las ve en las mejores discotecas, en los premios Goya, e incluso en Operación Triunfo.
    Besos

    GONZALO,
    ¿¿¿Einnn???
    Un besito.

    TIPO DE LA BROCHA,
    ¿Tú por aquí? Hace siglos que no logro entrar en tu página. Hoy lo volveré a intentar.
    Nosotras tardamos en ponernos de acuerdo tanto como vosotros. Una muestra: en sólo una generación hemos pasado de tener una media de tres hijos a uno y pico. Sin campañas de sensibilización ni garambainas.
    Y nos vamos rebelando, nos vamos rebelando... Lo que ocurre es que no queremos darnos demasiada prisa, para daros tiempo a que vosotros también caigais del guindo. :)
    Un besito.

    10:50 p. m.  
    Blogger manolotel said...

    Buen alegato. Un poco disperso en cuanto a ideas pero entrando en todo y desde varios los frentes.

    La moda en efecto no es solo lo que se mueve sobre o alrededor de las pasarelas sino algo mucho más sutil que tiene que ver con otros factores tan diversos como la cultura, la religión, la comodidad e incluso la política.

    Por eso cualquiera de estos factores que intervenga influye en el resultado.

    Sin embargo, en este caso creo que la anorexia, aunque es un fenómeno importante (sobre todo como síntoma de una sociedad con problemas estructurales), no es peor que en otros ambitos como , la educación, la familia etc, y al al final va a ser un simple efecto colateral con respecto a la moda y no va a influir tanto como se pretende o se quisiera.

    O a lo mejor no. Yo no estoy muy ducho en moda.

    Besuco Lula

    3:24 a. m.  
    Blogger manolotel said...

    ¡A ver si lo que querías decir es...! : ¡Hale gato! :)

    6:08 p. m.  
    Blogger Carlos said...

    Completamente de acuerdo (sin que sirva de precedente ;)). El primer problema de salud pública es el tabaco y el segundo LA OBESIDAD. La anorexia y la bulimia no aparecen en la lista. ¿Qué leches está pasando?

    10:45 p. m.  
    Blogger Zifnab said...

    Por un lado si pero por otro no

    Ley de vida

    Por un lado si a lo general con dos matices

    a) No creo que nadie estigmatice a las delgadas. Bueno, si, seguro que hay gente, pero no importan

    b)Esta buien unificar patrones

    Pero si, estoy de acuerdo es que es un problema de una minoría que tiene raices mucho más profundas que las que se limitan a una pasarela

    Aún así no está mal tomar medidas

    Me jode más lo del vino sinceramente

    Se feliz

    3:01 a. m.  
    Blogger Gavanido said...

    ¿Ha visto usted qué suerte tenemos los señores, que para estar elegantes o bien vestidos, desde hace más de un siglo sólo hemos de ponernos traje y corbata?

    6:08 p. m.  
    Blogger Simplemente Olimpia. said...

    Lula; después de algún tiempo, vuelvo a escribirte, (no he dejado de leerte) pues es un tema, que me toca "de lleno". Mis razones, muchas, para unirme a tu alegato, pero no es momento para exponer mi disertación sobre el tema. (escaso mi tiempo).
    Una vez más, me despojo del sombrero, ante tu elocuencia, tu elegancia y tu ingenio.

    Olimpia.

    10:21 p. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Hola Lula:

    Pues mira, estamos deacuerdo en todo. Yo soy pequeña, aunque tengo caderas, pero soy más bien bajita y mi talla es la 38 habitualmente, aunque en ocasiones es la 36 y en alguna tienda (muy raras veces) y si es ropa elástica, a veces es la 34.
    Sin embargo, nadie me libra de esos malditos 3 euros que me cuesta meter siempre y digo SIEMPRE los pantalones. Nadie se preocupa de esto. Pero tal vez, con la nueva normativa, encima tampoco encuentre ropa de mi talla. Lo que me faltaba, por si no fuera bastante difícil ya compatibilizar mis caderas con mi cintura.
    En cambio si hay tiendas de "tallas especiales" y en ellas no hay pantalones más cortos de camal, o con más forma para personas con curvas, no. Hay tallas de la 46 en adelante. Y yo me pregunto: cuando acaben de "standarizar" las tallas, a las mujeres como yo (y como tú, por lo que cuentas) ¿nos va a tocar buscar en guettos, mercados negros y el extranjero algo que ponernos?¿A las chicas que, como la novia de mi hermano, son delgadas porque así es su cuerpo, las detendrán por usar la 34?
    Besitosssssss

    11:33 p. m.  
    Blogger Júlia said...

    Hola, Lula,
    Creo que todo forma parte de esa 'moda' de verdad, la de meterse excesivament con la vida privada de cada uno-una, para decirnos qué hay que comer, vestir, fumar, desear. En el fondo creo que siempre hay intereses econòmicos detrás y oportunismo según conviene... ¿a quién?

    8:44 a. m.  
    Blogger Soltaire said...

    La verdad es que yo estoy MUY de acuerdfo con la nueva normativa de controlar el tema de las tallas y cortar con las exigencias ridiculas de cuerpos "perfectos" que muy poca gente puede cumplir.
    No sé si mueren más personas por obesidad o por anorexia, pero sí sé que ambos transtornos nacen de una relación patológica con la comida, la autoimagen, el control y unas cuantas cosas más que no vienen al caso analizar. El punto es que la anorexia es una enfermedad que si bien no es de nuestros tiempos va en aumento de manera alarmante y necesitamos poner una atajo de alguna manera, conozco niñas de 6 años preocupadas de manera obsesiva por su cuerpo y creo que no corresponde,y es un tema que como sociedad debemos enfrentar antes que se convierta en algo tan masivo como la obesidad.

    Un abrazo apretado de una "antigua" amiga virtual.
    Soltaire

    3:22 p. m.  
    Anonymous Amaranta said...

    Todas las épocas tienen un modelo de belleza fuera del cual se discrimina más o menos, dependiendo de la personalidad que tenga la que no cumple con esos requisitos, al resto de personas. Al igual que la anorexia no es un problema específico de hoy, el tema de los cánones estéticos tampoco. Es decir que no pasa nada por ser delgada en los tiempos donde eran las gorditas las más deseables y sigue sin pasar nada por ser gordita donde las delgadas son las deseables. Por muchos estudios que se hagan el mercado de la ropa tiene que abastecer a todos y habrá cosas que dependiendo de tu constitución física no te puedas poner y otras sí. Pero por mucho que sisi tuviera anorexia, supongo que estadísticamente se podrá comprobar que este problema de salud hoy en día es más preocupante que entonces. De todas formas los diseñadores no están dándose cuenta de nada más bien son los perjudicados dado que ellos sí que odian a la mujer que pasa de la treinta y seis y afirman rotundamente que una mujer con más de esa talla no es apta para lucir bien sus diseños. Otra cosa es que los obliguen y no hace tanto para engañar a estas exigencias sociales cambiaron la nomenclatura de las tallas, lo que era una treinta y cuatro pasó a ser la treinta y seis para poder engañar al público pero siguen queriendo modelos delgadas y no creo que dejen de quererlas y es un problema laboral muy serio que estos energúmenos hagan enfermar a sus trabajadoras si quieren desfilar para ellos. Esto es un problema que no sólo ha sido exclusivo de la moda, con la gimnasia rítmica también pasó, se las obligaba a no comer para poder tener unas tallas determinadas. Creo que el problema es mucho más complicado que a lo que estética se refiere y tampoco creo que se estén tomando las medidas adecuadas porque ya se encargan ellos de desviar la atención pública para poder seguir matando de hambre a sus trabajadoras.

    9:45 p. m.  
    Blogger Yayo Salva said...

    Parece evidente que no pertenecemos a la "beautiful people", que es para quienes, específicamente, se regurgita la moda. Quizás habría que recurrir más a la modistilla de buen hacer y menos al "prêt a porter". Aunque lo veo difícil porque para muchos/as que se vea la etiqueta de la marca es más importante que la prenda en sí. Como comenta Gavanildo, los hombres lo tenemos más fácil, aunque también anda suelto mucho "glamouroso".
    Estás en el punto, como siempre. Un beso.

    11:28 a. m.  
    Blogger gonzalo said...

    cómo alimentas tu vanidad?

    11:57 p. m.  
    Anonymous flipo con el gonzalo said...

    éste siempre tiene unos comentarios que paqué, jajajaja

    dile otra vez lo de: ein?
    jajajaja

    12:26 a. m.  
    Blogger Albornoz & Bórquez said...

    Estimado Gonzalo: Lo único que alimenta Eulalia son la esperanzas.

    3:55 a. m.  
    Blogger JeJo said...

    No mucho que agregar ...
    Compato tu pensamiento.
    Ya ves Eulalia, que dificil resulta el equilibrio entre La Maja Desnuda de Goya y Las Bailarinas de Degás ...

    bs


    Jejo

    4:08 a. m.  
    Blogger Herel said...

    Mira, nunca he entendido este canon de la delgadez en la mujer, porque personalmente me resulta más atractiva la chicha que el hueso.

    He oído alguna vez que es para ahorrar dinero: si le quitan un poquito de tela a cada prenda, venden por el mismo precio pero a la larga ahorran bastante en materia prima... claro que podrían aplicarlo también a la moda masculina. No veas lo difícil que es para mí encontrar camisetas que no me queden anchas.

    Por otro lado también existe un negocio tremendo en la venta de productos dietéticos, light y desnatados. Los productos con los que se alimentan quienes se niegan a tener la complexión que están en su ADN.

    12:47 p. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.