• quintadel44: RESPUESTAS

    viernes, enero 19, 2007

    RESPUESTAS

    No me ha sentado muy bien la vuelta al trabajo, y voy tirando como puedo; se me hace repugnante volver a pedir una baja y estar encerrada las veinticuatro horas, así que procuro descansar lo más posible: ese es el motivo de mi silencio durante esta semana.

    Estoy inapetente para ponerme a escribir, pero vosotros sois un aliciente, un deber, un estímulo, un Pepito Grillo que andáis siempre empujando mi perezosa conciencia bloguera. A veces, cuando estoy dando vueltas en la cama porque la jodida espalda me deja insomne, redacto mentalmente largas respuestas a cada uno de vosotros que luego me siento incapaz de materializar, u olvido, o descarto; pero siempre estáis ahí, es formidable.

    Así que esta es una respuesta conjunta a quienes comentasteis el post anterior.

    (Por cierto: me sorprendió la escasez de respuestas, a pesar de que el contador me indica que el número de visitas no se ha reducido).

    Hacéis hincapié en el asunto de la fidelidad, poniendo en cuestión - relativa, cierto es - su utilidad, su necesidad, su significado y su valor, más aún en las circunstancias de la historieta que os contaba; para mí era pura lealtad: Ex y yo no habíamos abordado nunca el asunto, y no me parecía lógico tomar iniciativas por mi cuenta. Cuando volví tampoco lo hablé con él, por cierto.

    En mi caso concreto - no enjuicio conductas ajenas en este terreno - la fidelidad es connatural al hecho de estar enamorada: puede apetecer un revolcón, pero tampoco es una cuestión de vida o muerte, y en cambio puede derivar en un conflicto: ¿lo cuento, no lo cuento?, ¿cómo me sentiría yo si fuera mi pareja quien anduviera por ahí echándose unos polvos coyunturales sólo porque yo no estaba?

    Quizá no quise abordar aquella aventura por no tener que contarselo después a Ex. Quizá fue para no tener que aceptar que Ex hiciera lo propio. Quizá no me gustaba tanto el alemán.

    Os contaré otras historias que tentaron mi fidelidad a lo largo de mi vida de casada.

    (!Ah!, también está lo de la curiosidad. Queridos míos y, sobre todo, queridas mías: a estas alturas me apasiona saber, completar, cerrar. Puro morbo de lectora, espectadora de películas, voyeureuse de la vida en general y de la mía en particular).

    17 Comments:

    Blogger suri kata said...

    La vuelta al trabajo no le puede sentar bien a nadie.

    Sobre los comentarios, excepto en el blog del ponderado Gavanido, he observado en general una racanez atribuible a la cuesta de enero.

    Siempre he admirado la curiosidad, Eulalia.

    11:55 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Querida Eulalia:
    Por lealtad, nunca contaría a mi mujer lo que hice; y declaro, en caso que ella me esté leyendo, que en realidad no lo he hecho, sino que es sólo un supuesto, que me sirve para declarar lo primero.
    Ya está.
    Un beso y ánimo.

    1:39 a. m.  
    Blogger manolotel said...

    Por mi experiencia en foros, suele pasar en estas fechas. De todas formas, de vez en cuando, hay picos y valles a los que no hay que darle demasiada importancia.

    No lo achaques a falta de interes, porque, cmo dices,la página tiene visitas. A veces, cuando comentamos, tenemos la impresión de que nos repetimos un poco. Supongo que a ti también te pasará.

    Ánimo en tu trabajo, pero tampoco te lo tomes como un reto. Si tienes que volver a darte de baja lo haces. Estoy seguro de que ya has amortizado de sobra lo que te pagan.

    Un beso

    5:25 p. m.  
    Anonymous herel222 said...

    El que estés enamorada sí es una justificación para la lealtad o co-lealtad (la palabra fidelidad me gusta menos, quizá porque ha terminado adquiriendo una connotación negativa).
    Al igual que una relación en la que no hay amor no requeriría un compromiso de exclusividad, y eso deberia dejarse claro para que ambas partes sean conscientes de lo que pueden esperar de la contraria.

    Supongo que tienes razón cuando dices que era curiosidad, o un capricho, o para matar la soledad. Si hubieras sentido algo más por el germano, la lealtad por amor no hubiera tenido sentido, y en ese caso... sería una lealtad por educación y respeto a la tradición cultural en lo relativo a las parejas. :D

    6:36 p. m.  
    Blogger JeJo said...

    También comentan ... que los altos rubios tenemos unas manos extraordinarias para los masajes en la espalda ...
    Como sea, conmigo en la distancia y con el germano en la lejanía del tiempo no hay modo de averiguarlo.
    Sé que un abrazo cibernético no calmará el dolor, pero a menos quizás te haga sonreir.
    Subí un video en el blog que también muestra las descontracturas, si estás con ganas, luego lo ves ... tal vez encuentres una solución práctica.

    Con respecto a tema de los "cuernos",
    creo yo que pasa por tratar de ser fiel al sentimiento que uno tiene para con el otro, y no con el otro en sí.
    A ver si me explico mejor ... " si yo te amo y le soy fiel al amor que siento por tí, no importa nada más ...
    o algo así.

    Eulalia, ya te dije que me gustas ?. Espero que te mejores, si necesita más descanso te lo tomas, y nos sigues deleitando con tu presencia.

    Un beso.

    10:19 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Confieso haber sentido el deseo de ser infiel en alguna ocasión, en general, como en tu caso, tras periodos largos de separación de mi chica (ella hizo la carrera en Murcia y yo en Madrid). No veíamos en los periodos largos de vacaciones. Las pude vencer y, como en tu caso, el "amor propio" jugó un papel balsámico grande. Un beso.

    12:07 a. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Mi querida Lula:
    Mucho ánimo con el trabajo y mucha fuerza, y masajes terapéuticos para tu espalda y que mejore...
    Lo importante es tu respuesta, aunque sea general, sabes que la esperamos.
    JEJO (perdona Lula mi libertad) nunca me gustaron los rubios pero si las manos habilidosas con masajes, jejejeje ;-P

    Besitos

    2:16 a. m.  
    Blogger florecilla de alcanfor said...

    Que sepas que soy fiel y leal aunque no aparezca mucho por aquí :)

    Y yo también hice una de tus recetas: la de la mermelada de moras. Me quedó un poco tiesa pero estaba riquísima.

    1:12 p. m.  
    Blogger Gavanido said...

    Apreciada Lula:
    No se preocupe por la escasez de comentarios, pues Gavanido siempre estará a su lado -o donde fuese menester-, y nunca tendrá usted el comentómetro a cero, ya que cuidaré de marcarle un modesto -pero viagroso- "1" en el contador, que le levantará el ánimo cuando éste se tumbe.

    Suyo de martes a viernes:

    Ga
    (vanido)

    5:24 p. m.  
    Blogger doble visión said...

    Eu, puestos a elegir...ya quisieramos conocer la historia de la "infidelidad", si es que existió alguna vez....
    La audiencia aguarda comiendose las uñas.

    ;))
    marcelo

    7:47 p. m.  
    Blogger humilde said...

    ....sigo pensando que no es cuestión de fidelidad, sino de confianza.... y parecido, no es lo mismo....

    8:39 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    SURI KATA
    He tenido un poco de mala suerte, eso es todo, y creo que la cosa no llegará al río...
    Un besote.

    CÓNSUL,
    "Explicación no pedida..." Ayayay...
    Un beso.

    MANOLOTEL,
    Lo del horror a la baja no es tanto por sentimiento ciudadano cuanto por terror al encierro...
    Gracias por tus ánimos, y un besito.

    HEREL222
    Suscribo tus palabras: si la cosa hubiera sido más seria...
    Un beso.

    JEJO,
    Por lo que sé, eres más joven que mi hijo, con lo cual tus palabras me resultan doblemente halagadoras: mil gracias, encanto.
    Y un beso, claro.

    YAYO,
    Visto desde aquí, corroboro: no nos hubiera merecido la pena, estoy segura.
    Un beso

    Esther 4H
    Los masajes no me son de mucha utilidad, no sé si habré tenido mala suerte con los fisioterapeutas...
    De todos modos, gracias, preciosa.
    Y un beso.

    FLORECILLA:
    la próxima vez, no te cortes: añade agua y un minuto más de cocción.
    Un besuco, preciosa.

    GAVANIDO,
    ¡Cómo me consuelan sus palabras! He aquí un caballero fiel.
    Un beso en su ancha frente.

    MARCELO,
    Hay que ver cómo sois los modernos: en lugar de esperar, a ver si llega, enseguida me animáis que continúe por la senda de la...
    En fin. No sé.
    Un beso.

    8:45 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Eulalia,
    Gracis por esta respuesta, veo que no andaba muy lejos con mi comment anterior. Para gente que estan mucho fuera de casa estas tentaciones vienen a pesar del amor por tu pareja.
    Entre un y mil oportunidades puedes caerte, porque ves (o parece) un nuevo amor mucho mas intenso.

    besos de un enamorado

    7:39 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Comparto tu idea de que el enamoramiento tamiza la lujuria y fomenta la fidelidad. Al menos a mí me pasa, gilipollas de mí. Ahora bien, la pregunta es para la gente normal. Si todo va fantástivco pero la cama no es lo mmejor o uno de los dos es más suelto de lo estrictamente necesario, tan malo es que se solace con un revolcón ajeno?. Tanto perturba el amor lo que solo signifique sexo?

    Yo tampoco tengo respuestas querida eulalia

    Se feliz

    11:46 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Reconozco que los marinados no son platos que me atraigan demasiado. Sólo una vez he comido ceviche, en casa de unos amigos argentinos. Y estaba bueno, lo reconozco. Seguro que el tuyo quedará superior. Un beso.

    10:10 a. m.  
    Anonymous júlia said...

    Tema difícil el de la fidelidad. Entre cierta progresía años sesenta cundió la idea de la sinceridad por delante de todo y había quien se explicaba sus aventuras, Ferrater tiene un poema inquietante sobre el tema. Personalmente, prefiero tirar de la sabiduría popular que ha inventado aquella retahila 'que me sea fiel, si no lo es, que no me entere, y si me entero, que me de igual'. De joven, los celos son fuertes, después todo se relativiza. Se da mucha importancia a la fidelidad pero es un aspecto más de la vida, a veces la infidelidad es un accidente fortuito, puntual,en ese caso no cuenta demasiado. Cuando se mantiene una relació a espaldas del pariente o la parienta, una de esas situaciones en las cuales lo sabe todo el mundo menos el afectado, la cosa es, creo, más grave, porque se atenta, más que al amor, a la dignidad, al 'amor propio'. En catalán hay un refrán muy gráfico 'pecat amagat es mig perdonat', quizá sea hipocresía, pero creo que la excesiva sinceridad estropea relaciones, de amistad y de amor, y que muchas veces no vale la pena la destrucción que se genera.

    10:47 a. m.  
    Blogger Marga F. Rosende said...

    Hola guapa, yo sigo descansando...
    Un beso

    10:48 a. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.