• quintadel44: PARA TODOS LOS AMIGOS CHILENOS:

    lunes, diciembre 11, 2006

    PARA TODOS LOS AMIGOS CHILENOS:

    Como dice el Mago Zifnab:

    QUE NUNCA DESCANSE EN PAZ.

    21 Comments:

    Anonymous Anónimo said...

    Tal cual. Menudo desgraciado, casi consigue que me alegre de la muerte de una persona. Y eso es triste.

    10:27 p. m.  
    Blogger Retrato de Dorian Gray said...

    Hoy he leído algo en el Sun que me ha producido una intensa sensación de rabia y extrañeza: "Pinochet cheats the justice by dying" (Pinochet elude la justicia muriéndose). Me ha resultado tan macabro que aún no sé como reaccionar... Nos uniremos a las palabras de Zibnaf, aún a sabiendas de que nunca serán ciertas.

    10:57 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Hasta el cabrón más grande tendrá siempre quien le llore.

    11:01 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    A mí me ha dado rabia que al final no haya caído por la justicia. Pero, en fin. El día de los Derechos Humanos también. Alegrémonos.

    11:20 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Comentaristas todos:Como dice el Tipo de la Brocha, hasta el cabrón más grande tiene quien le llore.
    Talvez si Eulalia ,( y otros que por acá pasan) que le (s) tocó vivir los años que le (s) tocó vivir puedan hacer algo de causa común con el sentimiento que hoy me embarga. No es alegría por la muerte de un nonagenario ( la rima con sanguinario es muy fácil, evítenla),no es satisfacción porque el Señor se haya acordado de él. No es nada que se parezca a rabia o a alegría. Creo simplemente que se trata de un sentimiento personal e intransferible, que tiene que ver con la pérdida de algo o, más bien, con el Rosebud que todos dejamos en alguna parte.
    Después de 23 años he encontrado una foto en la que aparece el auto de mi padre estacionado frente a mi casa. Junto a mi casa, hay una larga muralla en la que se puede leer aún, a pesar de los años "Allende". Esa foto la tomó mi padre en Abril del '73 y la pintada del muro es del 70.En la foto está mi madre.
    Ese auto ya no existe. La casa en que viví desapareció, mi madre ya murió, mucho después que Allende.
    El que ordenó mi sueño, el que indicó que debía y no debía leer, a qué hora acostarme, con quien juntarme, qué pensar de mi y del prójimo, qué sentir respecto de mi país, ahora yace, en forma de cadáver condecorado.
    No me pidan que piense ahora en la justicia
    Agradecido por la solidaridad.
    Renato Solís

    12:47 a. m.  
    Blogger manolotel said...

    Otro salvador de la patria que se nos muere, menos mal que por aquí aun tenemos unos cuantos que nos van a salvar de las hordas socialistas que quieren la desintegración de España.
    ¡...Señor, Señor! ¡Que no aprendemos!

    1:18 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Así sea..
    Olimpia.

    1:34 a. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Bueno, se murió. Como dice Benedetti: Algo es algo.
    Y como dices tú, Lula: Que jamás descanse en paz.
    Besitos

    3:07 a. m.  
    Blogger Rorro said...

    Desgraciadamente, venía descansando, y muy bien, desde hacía mucho tiempo. Imagina esa corbata nueva cada día, camisa limpia, casa en La Dehesa. Comida caliente, servicio a la inglesa. Pañuelo en el bolsillo. Visita en la tarde: "¿cómo está, mi general?". Y los carabineros en la puerta, vigilando, pagados por la hija del general asesinado. Y una sonrisa repugnante, de viejo malo, de mala leche, de mala teta de la puta madre que lo parió.

    ¡Ay, Eulalia! ¡Qué miseria!

    Sí descansa, lamentablemente... ¡Y muy bien!

    No nos engañemos, hoy es un día triste... Lo lloran ellos por que sienten su pérdida, y lo lloramos nosotros por que él no perdió casi nada, casi nunca...

    8:38 a. m.  
    Blogger Detrásdelreflejo said...

    Qué país éste, donde se es tan dado a ver la paja en el ojo ajeno y a no ver la viga en el propio... este país, "modelo de transición" para tantos otros, Chile, Argentina, etc... este país, donde (jajajaja) se intentó procesar a Pinochet, a uno que vivía a miles de kilómetros de distancia, cuando Garzón podía haber procesado a gente por motivos similares sin salir del propio edificio donde trabaja...

    Qué bonito ver a todos los "autoamnistiados" de la "ley del punto final" española rasgarse ahora las vestiduras en la televisión porque Pinochet no haya sido juzgado...


    Es lo bueno de vivir en un país tan surrealista como éste: nunca te faltan motivos para la carcajada.

    12:03 p. m.  
    Blogger Eleuterio Gálvez, el cónsul temerario said...

    Queridísima Eulalia:
    Escribo sin plan, y quedas autorizada pra disponer de este material: borrarlo, copiarlo, eliminarlo, lo que quieras.
    Pinochet es culpable de mucho, pero no el único. El tipo fue de los últimos en sumarse a la conjura, supongo que lo sabes, y dio muestras siempre de saber estar donde se debe; y cuando había que no estar, es decir, no aparecer en los medios para responsabilizarse de algo, pues no estaba. Así fue como cargó con toda la responsabilidad, hasta ahora con mucho éxito, al jefe de la DINA, el general Contreras, preso y cumpliendo varias condenas una en pos de otra. Ese ha sido un caso exitoso de endose de su propia responsabilidad. Pero decía que el tipo no ha sido el único culpable. Cuando decidió encabezar el golpe, luego de haber asumido como Comandante en jefe del Ejército designado por el propio presidente Allende, de rodeó al principio de los más férreos elementos, principalmente el Almirante Merino (Armada) y el General Leigh (aviación); a éstos si que les gustaba la represión, con sustento teórico y todo, punto al que nuestro hombre nunca llegó. Pero muy luego, cuando optó por un modelo de apertura de la economía, aparecieron nuevos aliados, nuevos responsables y, por lo tanto, culpables, la derecha económica. Desde luego, éstos no han matado a nadie, pero resultaron ser el sostén del régimen. Y es que el sistema, de algún modo funcionó, y de la siguiente manera: Todos sabemos que quienes ahora llamamos neoliberales (en ese tiempo Chicago Boys) no son partidarios de los subsidios estatales, es decir, que si una actividad con contenido económico, cualquiera que sa, no es rentable, debe cerrar o, por lo menos, privatizarse. Y, sin embargo, como te comentaba anteayer, fueron los trabajadores y pensionados, todos quienes tenían derechos reconocidos por leyes vigentes, quienes SUBSIDIARON a muchos hombres de negocios, por varias vías, entre otras: congelamiento del salario mínimo, delación y desaparición de dirigentes sindicales, prohibición de la huelga (te procesaban por la Ley de Seguridad Interior del Estado, como terrorista), en fin, largo sería el recuento.
    Digo que hubo muchos culpables porque, en el fundo, quería decir otra cosa, ya que este comentario deber ser, supongo, de actualidad. Y es que estoy de acuerdo, en algún punto, con que la familia del tirano debe pagar. Literalmente. Es decir, que debe quitárseles lo robado. Esa es su deuda y los procesamientos por delito tributario (fiscal) corresponden sólo al mal recuerdo de la época en que el viejo les "pidió" que firmaran documentos para él. Pero no es menos cierto que sus hijos, todos perfectos perdedores, como se dice ahora, crecieron, al parecer, bajo la égida de su madre Lucía, la verdadera mandamás, todos con graves problemas de personalidad y que no se hablan entre sí. Al fin, creo, estos también son en algún sentido víctimas, creyeron desde jóvenes que la vida era así: con poder absoluto, sin contrapesos. No quisiera verlos en la guillotina, como la parentela segundona de Luis XVI, con genuina cara de estupefaccion.
    Lla, ahora debo irme y publico esto sin revisar.
    Besos.

    12:49 p. m.  
    Blogger Isthar said...

    Ojalá...

    1:50 p. m.  
    Blogger Carlos said...

    Dicho así, podría ser intachable salvo por el hecho de que en el fondo no lo es.

    7:05 p. m.  
    Blogger gonzalo said...

    y que en lo profundo del infierne, recuerde siempre sus felonías.

    6:13 a. m.  
    Blogger Eleuterio Gálvez, el cónsul temerario said...

    Sólo una aclaración, quizá obvia: cuando digo "Lla" quise decir "Lula", y no "ya".
    Pronto te comentaré en este post algo más.
    Ahora debo irme.
    Un beso,
    Eleuterio.

    10:26 a. m.  
    Blogger GLAUKA said...

    Pena que tardó tanto en morir, lo hubiera hecho hace 70 años y lo que nos hubiera ahorrado...

    12:22 p. m.  
    Blogger Eleuterio Gálvez, el cónsul temerario said...

    Queridísima Eulalia:
    Sea este, quizá, mi último comentario a la desaparición de Pinochet.
    Quedarán atrás las agresiones a la prensa por parte de sus fanáticos, la vergonzosa romería del empresariado in integrum a rendirle honores, la torpeza del nieto capitán que se mandó un discurso que parece que le va a costar la carrera. Todo eso, alguna ve, quedará atrás.
    Lo que me preocupa, y con esto no quiero adoptar el tono de quien está por encima de la contingencia, es la división del país. Porque resulta evidente que son muchos, aunque no hacen mayoría, quienes lo apoyaron y, aun, lo extrañan. En otra oasión me referí a que Pinochet no fue el único culpable de sus crímenes: hubo una "amplia minoría" que validó sus crímenes, sea por conveniencia o por convicción. Y eso es lo que preocupa.
    Entre nuestros mitos está aquél que cimenta la institucionalidad chilena, fuerte aunque zarandeadada repetidas veces en su historia, a Diego Portales, primer ministro de un presidente anónimo de los primeros años republicanos, década de 1830. En efecto, éste, de profesión estanquero, o sea, explotador de un rubro comercial determinado garantizado por ley en régimen de monopolio, en este caso la importación de tabaco (una especie de socialismo para ellos, como dice acertadamente Fernando Villegas), juzgó conveniente reforzar la figura del presidente y también el parlamento, aunque en su versión censitaria (sólo votaban los propietarios). Este modelo en algún sentido tuvo éxito, pues evitó la mayoría de los vaivenes constitucionales, si lo comparamos con nuestros vecinos, medido en cantidad de golpes de estado y períodos de régimen democrático. Pero el modelo, símil del neoliberalismo económico en más de un sentido, contenía, entre otros, un pecado original: una profunda desconfianza en la soberanía popular. Aún hoy quedan vestigios de ello, en la mantención de una disciplina de corte militar en todo: en la escuela, en la administración publica, en el rspeto a la ley, siempre más por temor que por convicción.
    Bueno, la tarea pendiente es desmontar esa estructura, pero alguna vez debemos hacerlo desde abajo, de manera que la autoridad disponga del tiempo de los medios para escuchar a las personas de a pie, en defintiva, para ampliar el "espacio democrático", si alguna definición cabe en esas dos palabras. Por ejemplo, si bien es dudoso el aporte que los estudiantes escolares puedan hacer al Consejo que durante casi todo el año estudió la propuesta para la reforma educacional, el mero hecho de incorporarlos es valioso; no se ve por qué si los adultos y especialistas han diseñado un modelo educativo que año tras año presenta cada vez peores resultados, no se podrá alguna vez, disponer del tiempo de escucharlos, aunque digan barrabasadas. El solo ejercicio de verse obligados a articular un discurso medianamente inteligble, es lo mejor que los estudiantes pueden sacar de un proceso tal, con provecho para ellos y, por lo tanto, para todos.
    Por último y pese a las apariencias, a lo que puedas haber visto en TV, dejo dicho lo siguiente: mucho más que los partidos de Derecha, es el ejército el que mayor contribución ha hecho a la normalización democrática desde aquel bando. Los dos últimos jefes del ejército han hecho un esfuerzo sincero y, aún, notoriamente dificultoso, para insertar contenidos apropiados en la formación de los nuevos soldados: se ha incorporado en su formación cátedras de Derechos Humanos, se ha retirado todo apoyo institucional a los militares procesados por crímenes contra la humanidad, en fin, sería largo enumerar. Curiosamente, la mayor resistencia a estos cambios no viene de las filas, sino de recalcitrantes civiles, muchos de ellos exonerados del ejército en su tiempo por indisciplina, robos o franca locura hitleriana.
    Es todo por ahora.
    Un beso,
    Eleuterio.

    1:44 p. m.  
    Blogger JeJo said...

    - El tiranosaurio chileno está extinto !.
    Aún quedan otros en Latinoamérica, pero
    " los dinosaurios " ... van a desaparecer ...

    4:58 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Es una lástima que no haya sufrido en carne propia lo que hizo sufrir a sus paisanos... casi rompo el televisor cuando vi gente llorar por su muerte... Se nota que todavía no aprendieron nada.

    Chile está dividida, espero que la mitad que sí tiene corazón y cerebro, no pierda las esperanzas.

    Por mis pagos también se ven gentes defendiendo a los indefendibles... son unos desquiciados, por suerte nosotros somos mayoría, aunque ellos son más peligrosos...

    Abrazo

    4:29 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    amén

    4:18 p. m.  
    Blogger Roxi said...

    Hola querida Eulalia, me he perdido tanto, y tengo tanto que ponerme al día en las lecturas que empezé así en desorden en donde vi la palabra chilenos.
    Que Pinochet descanse o no en paz ya da igual, experimento un poco de frustración por que se haya ido sin enfrentar a la justicia, pero espero que ahora muerto deje de pesarnos, y de ser esa sombra atroz que durante tanto tiempo nos dividió. Me sorprendió en sus funerales que una parte grande de Chile tenga tan mala memoria y haya ido a homenajearlo ...
    Espero que ahora seamos capaces de re inventarnos un poco más libres, pero sin olvidar. Aunque dicen que los humanos somos los únicos animales que no aprendemos de nuestros errores.
    Un beso

    1:48 p. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.