• quintadel44: MAESTROS DE LA REPÚBLICA.

    viernes, noviembre 24, 2006

    MAESTROS DE LA REPÚBLICA.

    Anoche estuve en la presentación del libro "Maestros de la República, los otros santos, los otros mártires" de Maria Antonia Iglesias, en el Palacio de Congresos, que estaba hasta los topes de gente de todas las edades y categorías - hijos, nietos, otros familiares, autoridades académicas, ministros, altos cargos y público republicano en general - que querían homenajear a esos fusilados, deportados, depurados o expedientados por el delito de ser republicanos y haber impartido una enseñanza laica.

    Casi hubo un problema de orden público, porque se quedó muchísima gente fuera que no se resignaba a volver a casa mientras no se demostrara que era físicamente imposible ocupar algún rincón. Fue grandioso.

    Intervinieron la Vicepresidenta Fernández de la Vega y otros ilustres conferenciantes, pero, queridos: la intervención estelar - y eso que fue de las últimas: estoy hablando de un acto que estaba convocado a las siete y media, empezó a las ocho y acabó cerca de las doce de la noche - la que me enamoró, me encendió, me emocionó hasta las lágrimas (bueno: ya había soltado previamente alguna), la que puso el dedo en la llaga más sangrante, fue la de SANTIAGO CARRILLO.

    Señaló con el dedo a la Iglesia Católica. Estableció un paralelismo entre aquellos años y el hoy que estamos viviendo todos, comparando el ideario de aquella derecha sañuda con la actual, y la corrupción moral que supuso el franquismo con la complicidad de los curas, trasladando las supuestas culpas de los padres a los hijos. Juan XXIII ha canonizado a "mártires" del bando insurgente de la Guerra Civil. Y (esto es un añadido mío, aunque flotaba en el ambiente)la Ley de Memoria Histórica que proyecta el Gobierno soslaya la anulación de todas las sentencias de la Dictadura, incluso de los juicios sumarísimos, contra aquellos que violaron las leyes franquistas por dignidad. Todo por miedo al PP. El Gobierno está tratando de legislar al margen y en contra de la legislación internacional competente en temas de Derechos Humanos, aplicables en el caso de las víctimas del franquismo; ni siquiera la mayoría de los militantes socialistas de a pie están de acuerdo.

    Un nonagenario prácticamente ciego, lúcido y casi desconocido - cuando no despreciado - por las nuevas generaciones, dio ayer una lección magistral de independencia intelectual, de finura verbal y combatividad, al señalar con el dedo la injusticia histórica que supone olvidar el daño ejercido por la violencia franquista contra quienes defendieron una legalidad y contra sus descendientes, sin que por ello su intervención sonara a panfleto. Dijo las verdades del barquero sin asomo de demagogia ni revanchismo: esto es lo que hay, y lo demás es música de campanas.

    Gracias, Don Santiago.

    No os doy más la vara: quien quiera saber más, puede averiguarlo en http://www.derechos.org/nizkor/espana/doc/ilegal.html

    (Mañana continuaré con el culebrón, si no hay novedad).

    31 Comments:

    Anonymous Anónimo said...

    Me gustooooooooooooo volvereeeeeeee a visitarteeeeeeee

    4:02 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Me ha dado algo de envidia no haber podido estar y no haber podido acompañarte.

    ¿Es cierto que las escorpio tenéis cierta tendencia al mordisco?

    5:40 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    OLE!!!!!

    Lo sé, es una expresión my castiza, pero no tiene por qué estar enfrentado lo castizo con lo republicano. Me siento orgullosísimo de ser español, sobre todo cuando puedo identificar este sentimiento con las palabras de personas como Carrillo, personas que DE VERDAD han demostrado compromiso con nuestra "tierra de tierras".

    OLE! OLE! Y OLE!

    Y quien no diga ole que se le sequen los caracoles!!!

    6:32 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    MARGA,
    Y, ¿Esa pregunta malvada? :)
    Un beso.

    7:50 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    MIGUEL BAU,
    Pues, eso mismo :DDDD
    Un beso.

    7:51 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Don Santiago es una de las mejores cabezas que hemos tenido en este país de politiquillos de vía estrecha y desviados. Pero ya ves... Un beso.

    12:10 a. m.  
    Blogger Tristán Nieve said...

    Lo siento, pero no comprendo a las personas capaces de llorar en los discursos de los políticos. A mi, lo único que me parece que me están diciendo en ese acto meramente representativo que es el votar, es algo así como: "Eh, chaval, prefieres al títere de la derecha o al de la izquierda? Venga, posicionaos y daros de leches unos a otros, ahora con una educación supuesta que no hace más que ocultar ataques despiadados a la yugular, siempre encontré el odio como mi forma de control social preferida".

    12:15 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    SALVA,
    Y que viva, mientras tenga esa mirada tan aguda y esa voz para decir claramente lo que ve. ;)
    Un beso.

    12:35 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    TRISTÁN NIEVE,
    No hace falta con que lo comprendas: basta con que lo respetes, :)
    El siguiente párrafo no lo entiendo: no sé si identificas la política con el acto de la votación o lo pones como ejemplo de algo; pero te recuerdo que, contigo o sin tí, TODO en la vida está mediatizado por la política.
    Un beso.

    12:40 a. m.  
    Blogger Tristán Nieve said...

    Si de eso me quejo, el reflejo de la política es visible a diario en una sociedad. Y no encuentro forma de expresar mi total disconformidad con las estructuras socio-políticas existen (votar en blanco es como darle el voto a la mayoría). Como podría ser mi falta de voz, y la de tantos otros, ser escuchada?

    1:10 a. m.  
    Blogger manolotel said...

    Yo no justifico el levantamiento militar contra la legalidad vigente y mucho menos la sangre derramada a consecuencia de dicho levantamiento. No obstante, en una guerra se cometen barbaridades e injusticias en los dos bandos.

    Hay dos formas de encarar esa parte del problema. Una, sencillamente olvidándolo (que es lo que se ha estado haciendo hasta ahora y con lo que no estoy de acuerdo) y otra estableciendo una reparación para TODAS las personas que sufrieron un trato legal injusto. Creo que, en lo que a dicho periodo de guerra se refiere, la ley, trata de hacer esto último a través de una compensación económica y una reparación moral. Queda al margen de dicha ley, la anulación de las sentencias injustas. En la ley se exponen los motivos de tal omisión. Habría para un debate extenso y, seguramente, esteril porque las posturas se mueven entre el apasionamiento y la conveniencia política.

    Aclarando de antemano que mi padre fue maestro y represaliado, puedo entender que según se mire desde un punto u otro haya criterios diferentes.

    Luego está el periodo posterior a la guerra que incluye la transición. En este caso, las injusticias se identifican fundamentalmente con un solo bando. Bien contra los vencidos en la contienda (explicables en muchos casos por un impulso vengativo y revanchista de los vencedores), ó, bien contra los opositores a la dictadura.

    En este segundo apartado temporal, creo que no hay dudas de que todos los casos de juicios por causa políticas deberían anulados sin reservas y no entiendo cual sería la razón para no hacerlo.

    El tema me apasiona y pienso también en las posibles connotaciones en relacion al actual proceso de paz en el pais vasco.

    En realidad yo creo que el mundo se divide entre los que creen en la reconciliación y los que solo creen en la venganza y la aniquilación. Palomas o halcones. Cuestión de educación y también de genes, creo.

    Un beso gordo.

    (Yo tenía en Madrid un compañero que se llamaba Andrés, economista. Pero no creo. Tampoco viene al caso y aunque viniera, casi mejor que no)

    4:16 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Ni Carrillo ni ninguno detuvieron aquello. Odiaron. Odiaron mucho. Y todos tenían razones. Los que hartos de recibir patadas y escupitajos los devolvieron. Los que se lo devolvieron a los que se lo devolvieron. Y así hasta medio millón de muertos. A mi francamente me da igual saber quien tuvo más culpa.

    A veces hasta me gusta lo que dice Carrillo. Pero en los últimos tiempo todo el mundo habla demasiado, y demasiado a la ligera, de la Guerra Civil. Acusan al bando contrario (simpre los otros, nunca nosotros) de ser igual que el bando contrario en aquellos tiempos. Y a mì oir eso me da ganas de vomitar. Decir eso es acusar al contrario de asesinos, porque por aquel entonces se asesinó mucho y el que estaba libre de pecado moría fusilado o se callaba. A mi nadie me fusila por pensar como pienso así que hasta la fecha no es igual y ni siquiera se le parece. Ni unos ni otros.

    Y sobre las barbaridades que perpetró Franco y comandita, yo particularmente creo en la reparación pero temo al revanchismo y eeso que entiendo legítima la revancha pero no le veo la utilidad que tiene. Nunca empezó la paz siempre empezó la victoria. Es hora de comenzar la paz y el perdón no es exigible ni justo, pero seguro que es más útil.

    Se

    feliz

    6:52 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    TRISTAN,
    ese es un camino que nadie te puede decir cómo. La democracia no se hace sola: es necesaria la participación de todos; existen algunos cauces - partidos, sindicatos, asociaciones - y quizá sea necesario inventar algunos más. Lo que no tiene sentido democrático es delegar en otros tus deberes como ciudadano.
    Un beso.

    8:55 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    MANOLOTEL:
    Pones el dedo en la llaga: habría para un debate que no se ha hecho, que se ha cerrado en falso.
    Ponerse a estas alturas a buscar culpables no tiene sentido. Anular los juicios franquistas, sí. Y no hay necesidad de buscar revanchismos para entenderlo.
    No entiendo cómo una derecha que está diciendo lo que dice con respecto al proceso de pacificación del País Vasco puede, al mismo tiempo, exigir el olvido de las tropelías que cometió el Régimen franquista.
    Y no creo que sólo sea la educación y los genes: está también la reflexión personal, y no hace falta ser muy inteligente para entender que la venganza y el revanchismo nos hacen retroceder siempre.

    Un beso.

    (Y, recuerda: yo protejo a mis personajes, incluso a mí misma).

    9:11 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    MAGO:
    Un levantamiento contra la legalidad democrática vigente es exactamente eso.
    Y las barbaridades de la guerra civil fueron exactamente eso, barbaridades, con la diferencia de que el bando vencedor continuó cometiéndolas mucho tiempo después de acabada la contienda.

    La democracia no es solamente poder decir lo que piensas sin miedo a represalias: a nuevos tiempos, nuevos modos, aunque los objetivos sean los mismos para cierta derecha que no ha evolucionado.

    Estoy, como tú, en contra del revanchismo, pero creo en la necesidad de reparar las injusticias con métodos democráticos.

    A mí me da vomitera que el responsable de Montejurra sea senador, pero no pido ni siquiera que se le condene a cadena perpetua (estoy en contra de la pena de muerte en todas sus formas); sólo creo, por un lado, que conocer lo que ocurrió nos permitirá a todos una mirada más lúcida sobre el mundo actual (no sólo sobre España) y, por otro, que quienes hoy gozamos de una Constitución, etc., debemos reconocernos como deudores de todas las víctimas del franquismo.

    Una Ley de "Punto Final" sería injusta: la enseñanza ética que se derivaría para las futuras generaciones es que existen crímenes - los de los poderosos - para los que no hay ni siquiera el castigo moral.

    Un beso.

    9:43 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ¡AH, MAGO!

    ¿Cómo hubiera podido detener Carrillo la Guerra Civil? ¿Cómo puede un gobierno legal detener un levantamiento militar contra la legalidad establecida?

    Otro beso.

    9:47 a. m.  
    Blogger Carlos said...

    eulalia la política divide y enfrenta. Y los políticos fomentan hasta el vómito el atrincheramiento que en marketing sería denominado fidelización del cliente.
    La guerra civil me aburre y hastía a la vez. Pero no creo que lo del 36 sea tan fácil como un levantamiento contra la legalidad vigente.
    La República solo legitimó a la izquierda para gobernar y cuando la CEDA ganó las elecciones no se le concedió el derecho legítimo a formar gobierno. De hecho se consideró una provocación que se nombrarán ministros de esa formación y dio lugar a un levantamiento contra la legalidad vigente como la revolución de Asturias, apoyada por Carrillo y cía. ¿No fue tan levantamiento aquel como lo fue el del 36? ¿No era tan legal el gobierno aquel como el del 36? ¿Por qué entonces nadie condena aquel y todos siguen con la monserga de condenar el del 36? ¿Por qué pedir perdón por uno y no por otro?
    No sé, eulalia, considero que los políticos nos tratan como si fuéramos unos completos idiotas, y no entiendo que personas como tú les sigan el juego.
    Un saludo.

    12:16 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    CARLOS:

    No le sigo el juego a nadie: soy un animal político, como todo ser humano. El enfrentamiento político es ineludible mientras existan poderosos y desposeídos. Y mejor que sea un enfrentamiento sin sangre, ¿no? Algo hemos avanzado.

    Si el levantamiento de Asturias hubiera triunfado y dado lugar a una dictadura del proletariado a la manera soviética, hoy quizá estaría hablando de otros verdugos. Nunca simpaticé con ningún tipo de dictadura.

    Los crímenes de unos no absuelven los crímenes de otros.

    Y no me dejo tratar por ningún político como si yo fuera idiota. Más bien pienso que los idiotas eligen idiotas como representantes. Pero ¡Así es la democracia!

    Un beso.

    12:24 p. m.  
    Blogger Hans said...

    Querida Eulalia,

    Prius: aborrezco a Paca La Culona. Los Cuarenta años son un claro desastre para España. La Iglesia Católica como Institución no se puede enorgullecer de ciertos comportamientos de algunos de sus prelados. Acebes es tonto, Zaplana un indeseable, Rajoy hubiese hecho mejor quedándose en su Registro de la Propiedad.

    Dicho lo anterior: no nos equivoquemos. Ese soslayo de la revisión de Sentencias es la única cosa sensata de esa Ley malhadada, dictada -no te engañes- para desviar la atención de los problemas reales de España, no diré creados pero si azuzados por este Gobierno, el más incompetente desde 1978.

    Sensato es ese soslayo, porque proceder a anular Sentencias dictadas al amparo de normas en vigor en un momento determinado es un experimento irresponsable. ¿Dónde acabamos? ¿Revisamos también las resoluciones administrativas? ¿Quién determina si una Norma es 'justa' o 'injusta' a efectos de esa revisión? ¿Gente que piensa como tú? ¿Alguien del jaez de López Aguilar, Peces Barba o, ya puestos, Zerolo?

    Los milicianos fusilados como consecuencia de sus propios asesinatos (innumerables) ¿tendrían también derecho a la revisión de sus Sentencias? ¿Se pagarían con mis impuestos indemnizaciones a sus hijos y nietos (de esos que ya se frotan las manos)?. Vaya por delante que estoy contra la pena de muerte absolutamente, y por tanto no puedo aceptar tales fusilamientos per se, pero ¿debían o no ser sancionados? ¿Y cual era la sanción por tan graves delitos entonces? Y hablando de eso... ¿qué hacemos con los asesinos de José Antonio Primo de Rivera, que le fusilaron sin soporte jurídico alguno? Y es que violar una Ley es SIEMPRE violar una Ley, y punto final. Sólo faltaría que uno tuviese el derecho individual de determinar si una Ley es o no respetable (quiero decir, merecedora de respeto). Entonces y ahora.

    En fin: mucho cuidado con una frase como "contra aquellos que violaron las leyes franquistas por dignidad". Los etarras (o los GRAPOs) las violaron insistentemente, y por esencia un etarra carece de dignidad. Ahí no había dignidad alguna, a pesar del aplauso del Corifeo de izquierdistas pre-1975 que veía a esos canallas cobardes y asesinos de mujeres y niños como heróicos gudaris. Imbéciles.

    Hay una cosa que quienes piensan como tú no están tomando en consideración: el movimiento de la Memoria Histórica está creando -en una generación que carece de conocimientos históricos en absoluto- una visión histórica larvada, interesada, sucia: falsa. Los milicianos asesinos no eran héroes por la libertad: eran tan hijoputas como los requetés de las sacas, y las animaladas del lado perdedor, mientras éste tuvo capacidad de acción, igual que las de los vencedores. Exactamente igual, no te engañes. Si a alguien que no sabe NADA de Historia le cuentas el rollo memorhistoricista, lo que estás haciendo es ADOCTRINAR (cosa muy cara al pensamiento de izquierdas, claro). Personalmente, me repugna. Así que mis hijos, cuando se habla de ese particular, siguen recibiendo información de los dos lados. No sólo una.

    Para concluir: el Partido Comunista, hoy Izquierda Unida, sigue teniendo en su bandera la hoz y el martillo, un chirimbolo tan aberrante como la cruz gamada. Y como esto está quedando un poco largo, no me pongo a hablar de Carrillo. Hacen falta gónadas (que ciertamente no faltan a Don Santiago) para osar hablar de estas cosas y pretender presentarse como gran héroe liberador, denostando, para más coña, a la Iglesia. Igual convendría que primero analizase las perpetraciones del Partido Comunista de España desde 1931.

    P.S.: En cuanto a la animalada zapaterí del 'proceso de Paz', cada día tengo más claro que el izquierdismo más à la mode se está encoñando en defender lo indefendible porque es lo contrario de que dicen los tontuelos del pepé. El peor profesor de Derecho Constitucional de la Historia de España pretende figurar en los futuros libros de ésta a través de la solución final de la Canallada Etarra (eso y obtener un segundo mandato), sólo que no se entera de que ésta no es la vía de ningún modo. Y quienes le apoyan se emperran en decir que la 'derechona' blablabla. Que no. Que se trata simplemente de Derecho: los asesinos han de ser sancionados con toda severidad. Los cómplices de los asesinos, exactamente lo mismo. Quienes financian a los asesinos, igual. Estamos hablando de DELITOS, no de política... ¿o es que la norma que prescribe la delictividad de esos comportamientos también es injusta y por tanto no merece respeto?

    11:51 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    HANS,

    "Así que mis hijos, cuando se habla de ese particular, siguen recibiendo información de los dos lados. No sólo una".
    De todo tu alegato, me quedo con esa frase.
    Esa es la verdadera cuestión.

    Un beso.

    11:57 p. m.  
    Blogger Hans said...

    Lo sospechaba. Media hora midiendo palabras para nada :-D.
    Y sabía que eso te parecería bien, claro. De hecho, es una de las cosas que me gustan más de mí (aparte de mi irresistible caida de ojos, claro)

    12:35 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    HANS,
    Lo que no entiendo es por qué no has hecho un post con tu comentario, en lugar de dejarlo caer en uno que ya está fuera de fecha y muy poca gente va a leer, aparte de mí y algún curioso.
    Estaría de acuerdo con alguna de las cosas que dices, alguna otra la matizaría, y con otras estoy completamente en desacuerdo, pero creo que lo discutiríamos muchísimo mejor en un foro o en una lista de correo ad hoc. :DD
    Un beso.

    12:46 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    No se como se lo han arreglado para estigmatizar todo lo que huela a izquierda y así estamos, todo con mucho cuidado para que no se rompa el espejo, para que continue el tinglado

    1:10 a. m.  
    Blogger Azena said...

    de momento te doy las gracias por ilustrarme... luego me pasaré por el enlace :-)

    11:56 a. m.  
    Blogger Roxi said...

    Eulalia,
    Que bueno tener conciencia y memoria colectiva. Y que lindo expresar ideas en contextos especiales como el que narras. Supongo que todos vivieron una experiencia enriquecedora.
    Un abrazo!
    P.D: Me voy ahora a seguir con el culebrón

    2:32 p. m.  
    Blogger gonzalo said...

    Imagino la sala. El anciano dirigente. Los cañones sonando en la memoria.

    4:26 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Eulalia, en primer lugar perdón por llegar tarde. Me disponía a contestarle a Hans, pero creo que abriré un post en mi propio blog sobre el asunto. Sólo recordar que la ley de Represión de 1939 tenía efectos retroactivos desde 1934, con lo que un sindicalista era ya un criminal por el sólo hecho de serlo (sin más crímenes que un carné) y su novia represaliada públicamente.

    Uno de los represaliados en mi pueblo fue el maestro, simplemente porque se negaba a enseñar el catecismo en clase. Yo tampoco lo hago, ¿merezco la muerte o es demasiado poco para mí, como dijo el prelado de la diócesis?

    Las compensaciones y el escarnio (que no justicia) de un bando han tenido cuarenta años de tiempo para llevarse a cabo. Ya va siendo hora de que les llegue a los otras.

    Salud y república

    Besos

    7:00 p. m.  
    Anonymous julia said...

    Un tema polèmico. Don Santiago es un hombre inteligente y con una gran dialéctica, con muchos puntos oscuros en un pasado que el mismo omite cuando conviene, ha sido muy hàbil, como otros supervivientes, me gusta oirlo, pero no le tengo simpatía, no olvido sus vacaciones rumanas ni sus responsabilidades durante la guerra. Admito que jugó un papel importante durante la transición. Sin embargo no todas las víctimas son igualmente inocentes, esta es la realidad, nos guste o no. La represión y muerte de maestros fue muy grande, supongo que el maestro pertenece al pueblo, a las capas más desfavorecidas, otros intelectuales de más alto rango pudieron poner tierra de por medio y disfrutar de cómodos exilios, dolorosos pero cómodos.

    11:27 p. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Sin entrar en lados, (que dicho sea de paso, reivindico igualdad en el trato y en los electrodomésticos y la vida cotidiana para l@s zurd@s, que oye, ya estamos cansad@s de que se nos llame "siniestra", se nos identifique con el demonio (particularmente esto me guta, jejejeje) y no podamos abrir una lata (parece de risa pero no sabeis lo complicado que es, a menos que tengas la suerte de ser ambidiestr@, suerte que gracias a Dios o al diablo, tengo). Como iba diciendo, dejando a un lado rojos o azules, izquierdas o derechas, es cierto que hay ciertos políticos que ejercen o ejercieron la política y la dialéctica en su momento. Y repito, al margen de inclinaciones políticas. Escuchar a uno de estos señores exponer sus ideas, con tal educación, con ese vocabulario rico y culto, y con esa verborrea, francamente, es un placer. No importa si estás a favor o en contra. Pero siempre lo he dicho, la tolerancia empieza por la educación. Creo que la peor parte de la política, hoy por hoy es que se han perdido los modales, la ética, la buena dialéctica y sobretodo, la tolerancia. Que lejos quedan aquellos griegos maestros de la dialéctica...
    Ojala algun@s aprendieran. Ya va siendo hora que la política vuelva a sus raíces. El pueblo empezamos a cansarnos de tanta mala educación.
    Un beso

    3:55 a. m.  
    Blogger Detrásdelreflejo said...

    te suelo leer pero no suelo comentar. Hoy lo hago.
    Soy de una generación distinta de la tuya y de la de Carrillo. Y eso me da cierta distancia e imparcialidad para juzgar tanto su juventud republicana como la tuya en el franquismo.
    Y desde la más pura izquierda, esa misma izquierda que Carrillo traicionó y en la que milito, te diré: ¿Carrillo, defensor de la legalidad republicana en la guerra civil? ¡ja! Vamos a ser honestos: la república tuvo muchos enemigos, tantos a su derecha como a su izquierda. A su izquierda, los que veían esa "legalidad republicana" como una mera formalidad para llegar, por la vía rápida, a la dictadura del proletariado. La "legalidad republicana" se colapsó un 18 de julio. A partir de ahí, la mayoría de los que lucharon en el "bando republicano" lo hicieron contra el fascismo, pero no por la república, sino por la revolución. Y Carrillo y muchos otros se pasaron la "legalidad republicana" por donde más le convino.
    En honor a las víctimas inocentes, que las hubo a montones, y en honor a los pocos que realmente lucharon por la "legalidad" republicana, pongamos las cosas claras: esta historia, como todas, no fue de "buenos" contra "malos" ni se puede escribir en blanco y negro, sino en infinitos matices de grises...

    5:28 p. m.  
    Blogger Molinera said...

    Detras del reflejo hace un buen resumen del tema, el Carrillo de buena retòrica de la transición, que se adapta a las circunstancias y sobrevive, no puede hacer olvidar sus responsabilidades. No fue ni ha sido lo mismo ser antifranquista que ser demócrata o republicano. En Catalunya, donde muchos del bando republicano no querían aquella república, hizo más franquistas la FAI con sus excesos, que Franco o la derecha. De acuerdo en que se homenajee a los maestros, los discursos de Carrillo me sobran.

    8:02 a. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.