• quintadel44: 1968 (más bien ´69) CHEZ ELISA

    domingo, diciembre 10, 2006

    1968 (más bien ´69) CHEZ ELISA

    El grupo de Marcelo y de mi ex (en adelante, "Ex", a secas) se reunía a diario en casa de Marcos, donde reinaba su madre, la gran Elisa, y lo digo en el sentido físico: era una mujer enorme a lo alto y a lo ancho, de unos cincuenta años, abandonada por su marido - también - y expoliada. Ella y sus tres hijos varones vivían en un ático inmenso del Barrio de Salamanca que en otros tiempos conociera cierto empaque, pero que en aquel momento ya empezaba a mostrar señales de decadencia: las paredes no habían sido pintadas en años; los muebles estaban descuidados y las cortinas exigían una jubilación inmediata. No obstante el progresismo de que hacía gala toda la familia, siempre encontraban el modo de informar al recién llegado de que eran acreedores a un título nobiliario que no utilizaban (ni podían, añado, ya que activar una titularidad nobiliaria cuesta un riñón). Vivían de lo que el padre y esposo tenía a bien otorgarles de cuando en cuando, en tanto se resolvía una nulidad matrimonial que nunca llegó.

    En una de las habitaciones, Ex - que ese curso repetía segundo de Físicas - daba por las tardes clases de matemáticas y física a un grupo de aspirantes a entrar en la Facultad de Medicina, entre quienes se encontraban Marcos y Marcelo. La estancia disponía de una enorme pizarra, varias sillas con tablero abatible y una apabullante librería de madera maciza. Yo llegaba poco antes de que él acabara su tarea, y me sentaba silenciosamente a escucharle. Poco me importaban vectores y logaritmos: disfrutaba viéndole moverse y hablar con una soltura que perdía en cuanto terminaba sus exposiciones.

    No fui bien acogida en aquella tribu, sólo tolerada: ellas, con Elisa a la cabeza, desconfiaban de la sutil coquetería con que me había merendado a las dos mejores cabezas masculinas (y no voy a entrar a explicaros otra vez el porqué del superlativo). Ellos - doy por sentado - decidieron, como la zorra de la fábula, que las uvas estaban verdes. La excepción fue Mariche, una enloquecida que nos arrastraría a Ex y a mí a otra tribu que... Bueno, eso queda para más adelante.

    Después de la clase comenzaba la sesión de guitarra y coros, o bien hacíamos repaso de la algarada matinal en la Universidad o por Argüelles, si el día había sido movidito. Alfonso -u n compañero de Ex desde los tiempos del internado - entraba al dormitorio de Elisa, y todos sonreíamos cómplices: nos parecía muy romántico ese amor entre un veinteañero y una mujer madura, no sólo tolerado sino exhibido por los hijos de ésta. A mí me chocaba, más que la diferencia de edad, la diferencia de peso, porque el chaval era un alfeñique, pero allá cada cual.

    Era un mundo cien veces más divertido, progresista y desinhibido que el de Eugenia, demasiado remilgada y orgullosa como para avenirse a tratar a mis nuevas amistades: no estaba dispuesta a admitir que muchachos tres y cuatro años más jóvenes que nosotras tuvieran nada que enseñarle. Ese fue el principio del declive de nuestra amistad.

    Marcos - de quien siempre sospeché una homosexualidad no asumida, semejante a la del Tenorio - adoraba a Ex y hacía lo imposible por demostrarle que lo nuestro era un affaire pasajero: intentó seducirme, que me sedujeran otros, que otras sirvieran para deshacer lo que se iba consolidando. Obvio es que su esfuerzo - y el de una futura cuñada mía que también se dejaba caer por allí - no tuvo el final que deseaba hasta veinte años más tarde; así, tuvo que aceptar mi incorporación al viaje por Europa en auto-stop que habían planeado hacer unos cuantos aquel verano. Ex me lo propuso: casi no necesitábamos dinero, porque iríamos parando en casa de gentes conocidas y yo - que de pasaportes sólo sabía que había a quien la policía se lo retiraba - dije sí antes de que hubiera acabado de hablar. Cuando llegó el momento, se habían descolgado todos menos nosotros tres.

    22 Comments:

    Blogger Gavanido said...

    Traviesa autoestopista:
    Antes que nada, todo.
    Y entre todo y nada, no cabe más que felicitarla por el día de su onomástica, Santa Eulalia de Mérida, deseando que usted no acabe crucificada en un aspa, como acabó la otra -también- santa, y esperando de corazón que nos invite a torta de tomate y espinacas, y buñuelos de viento con moscatel -todo virtual, como hasta ahora-.

    5:26 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    GAVANIDO,
    Querido mío, por supuesto que queda usted invitado, y le agradezco de corazón que haya aclarado lo de virtual, dado que hoy no tenía pensado salir de casa.
    Un beso.

    6:20 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Jeje, yo también di clases particulares de contabilidad antes de aprobar la asignatura en la facultad. Se aventura una buena cosa, si finalmente hicisteis el viaje.
    Saludos sónicos,

    6:56 p. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Ummm torta de espinacas y tomate y moscatel y buñuelos ¿los harás de calabaza? me encantan... Me uno a las felicitaciones.
    Es curioso como a veces ciertas personas se empeñan en querer demostrarle a una pareja que no están hechos el uno para el otro, como si ellos no pudieran averiguarlo, si fuera menester, claro. Una lástima que la gente tenga esa tendencia a meterse en donde no le llaman.
    Que envidia Lula. Hoy en día es una aventura casi suicida plantearse viajar como autoestopista. Pero me ha provocado mucha curiosidad tu comentario sobre los pasaportes. Adivino que el viaje en sí no fue tan fácil como a primera vista esperabas.. Y teniendo en cuenta lo complicado que era cualquier documento para una mujer, algo me hace presuponer que el próximo capítulo nos depara una aventura muy especial...
    Te voy a decir la verdad: Ardo en deseos de leerla, pero por dios, te prohibo, que escribas tan rápido (jejejejeje, es bromita) Es que de repente entro, y ploff, dos entradas. Bueno, no te prohibo pero contestme ¿eh? y en las dos, ea, jejejjejeejjeejeje.
    Muchos Besitos, por cierto ¿Tuviste el acueducto de 5 días? yo no. Y en ese caso ¿qué tal te fue?
    Ahora sí: Muchos besitos

    8:05 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    SERGISONIC:
    habrá que esperar a que lo escriba...
    Un beso.

    10:44 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ESTHER 4H
    Es posible que dentro de poco deba espaciar mis entradas.
    Lo curioso es que yo tengo la sensación de que no escribo tanto como debiera, una vez que me he puesto...
    Gracias por la felicitación. De calabaza, no faltaría más.
    Estoy de baja médica hace meses, aunque pronto comenzaré a trabajar.
    Besos mil

    10:48 p. m.  
    Blogger Eleuterio Gálvez, el cónsul temerario said...

    Queridísima Eulalia:
    Ese viaje de a tres, incluyendo un criptogay, augura algo interesante. Si hiciste algo indebido, cuéntalo como es debido.
    Un beso,
    Eleuterio.

    P.D.: hoy no he escrito. He estado toda la tarde pegado a la TV con el asunto de pinochet. El largo y pausado brazo de la ley tardó hasta su muerte, sin condenarle.

    2:51 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    CÓNSUL,
    ¿Piensas que, por ello, la Historia le tratara con menos justicia?
    Ha muerto, ha muerto como todos, mal que le pesara, pero antes tuvo que ver cómo subía al poder Bachelet por la fuerza de los votos.
    Ya me gustaría a mí que Franco hubiera tenido que tragarse a Felipe González como jefe de Gobierno, y ver que sus crímenes, definitivamente, habían sido estériles.
    Que se joda en el infierno.

    Un beso.

    7:54 a. m.  
    Blogger Eleuterio Gálvez, el cónsul temerario said...

    Queridísima Eulalia:
    Como te digo en un comentario en mi blog, no fui capaz de abrir el champagne. Algo amargo queda, como en la depresión, que nunca se cura del todo. Y es que, pese a la cantidad de tropelías, los tribunales se dieron maña para nunca condenarlo; se dice que merced a un pacto político, pues todo juez que quiera llegar a la Corte Suprema, sabe, regla tácita, que sólo puede rozar, pero no tocar, a Pinochet, pues los candidatos a la Suprema deben contar con el voto conforme del Senado, donde la derecha tiene un poder de veto heredado de la Constitución de 1980, obra de Pinochet, que resulta virtualmente imposible desmontar si no es pateando el tablero, y, como somos un país legalista... ahora, ¿quién podría patear el tablero? Nadie si no es con apoyo de algún coronel "progresista", lo cual no parece hoy una opción atractiva.
    Te decía que las tropelías fueron tantas, que ya no cabían en la memoria. Hace un rato, escuchaba en la radio, mientras conducía, semblanzas del dictador y cómo montó el modelo de Chicago neoliberal. Juzga tú misma: En un tiempo en que la cesantía (paro) superaba el 30%, el ministro de hacienda decidió reducir el déficit fiscal REDUCIENDO las pensiones (jubilaciones), las mismas que alcanzaban una fracción del Ingreso Mínimo, que ya era miserable. Puedes imaginar la vida en campamentos (villas marginales) en que el único que tenía un ingreso era el abuelo, que tenía para repartir tres panes entre cuatro bocas, y luego le dicen que la ración se reduce a dos... Ello explica, en parte (los correctos dirán que "lo explica pero no lo justifica"), por qué cada vez que hay una manifestación política, un partido de fútbol, lo que sea que amontone gente, aparecen enmascarados, jóvenes nietos del jubilado que te hablaba, rompiendo paradas de buses, quioscos, comercios, pintando con grafittis hasta las estatuas, transmitiendo una violencia que estremece... lo que nos lleva, a su vez, a preguntarnos si el modelo aguantará o no.. en fin, otro día podríamos abundar en estas observaciones (siempre con permiso de mi editor).
    Besos,
    Eleuterio.

    1:48 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Hay que ver las dificultades y las zancadillas que se ponen para "mediar" entre una pareja.
    Lo divertido está en que no lo consigan.
    Ese viaje promete.
    Un beso, Eulalia.

    Permite que le diga al cónsul, que aquí también pensamos que Pinochet era alguien despreciable.

    2:57 p. m.  
    Blogger Viejito Cibernetico said...

    Chicuela

    Vuelva a ser cabra chica y pídale sus regalos al Viejito (Pascuero) Cibernético.

    3:35 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Entrañable Eulalia: Hoy no hay entrega, talvez mañana tampoco. Adriana ha enfermado y soy su Nightingale hasta,por lo menos, el Jueves. Mala cosa.
    En todo caso ni ganas de escribir. La muerte de Pinochet es como la peor resaca y hoy, soy un borracho arrepentido.
    Leía hoy el titular de un periódico que decía algo así " Qué hizo el infierno para merecer esto?". Seguramente en todo el mundo piensan algo parecido.
    Sin embargo hoy, muchísima gente debió haberse levantado con la misma sensación que me embarga: un vacío ridículo e inasible, una sensación de que todo lo que pasó hasta ayer fue como un mal sueño del que nos levantamos sin tener aún muy claro hacia dónde debemos ir.
    Hoy Bernales se levantó mudo, el Cónsul seguramente no aceptará los requiebros de alguna linda dama, Oliveira ( que es un inútil redomado) estará toda la tarde tirando piedrecitas a la orilla del mar y yo, que no tengo ganas de nada, estaré al lado de Adriana, mirándola mientras duerme.

    Todos somos hijos y hasta nietos del viejo general y por nuestro ADN ha quedado, para siempre, la impronta que se nos impregnó por más de media vida. Tampoco tengo ganas de explicar todo esto. Sólo tengo ganas de dormir y que el sueño se lleve esta maldita sensación, para hacer cuanto antes las cuentas con nuestro pasado; para que salga de todo eso, al menos, un puñado de sujetos más sanos y mas hombres.
    Disculpa por no comentar tu entrega, la he leido, pero esta resaca me supera.
    Perdón por la tristeza

    8:29 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Yo quiero ir a ese viaje. Para un mago lo de los años no es problema. El tiempo y el agua primos hermanos. Igual que para la madama y Alfonso. Hay magia en todas partes dicen los incautos.

    Que nunca descanse, ni siquiera en paz

    Se feliz

    9:38 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    CÓNSUL Y SOLÍS,
    Abundo en lo que les digo en sus bitácoras respectivas: desde aquí sentimos tristeza por la imposibilidad de que el viejo diablo haya sido condenado, pero también alegría por su desaparición, que hace del mundo un lugar más limpio.
    Hagan ambos un paréntesis en sus respectivos cuentos, y narren para nosotros sus vivencias de estos días: la televisión, esta zorra, nunca describirá tan en carne y sangre como ustedes.
    Un abrazo de su amiga.

    9:55 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    VALERIA:
    Mañana todo seguirá, pero hoy, tienes razón, es para decirles a nuestros amigos que estamos con ellos.
    Un beso.

    9:56 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    MAGO:
    Ya ves, desde tu torre sabes elegir la frase más justa para describir lo que sentimos con la muerte del joeputa.
    Un beso

    9:58 p. m.  
    Blogger humilde said...

    ....wow.... quizás es lo resumida, obvio, de la historia, pero parece que entrases en una loca carrera de la que no se ve el final.... vamos, que fue un año/época de continuos cambios.... muy intenso, no?....

    12:47 a. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Lula. Siento tu baja médica y sólo espero que muy pronto estés revolucionando salas de baile o lo que sea... De verdad, mil besazos fuertotes y curadores, jejejeje...
    PD: Te he de decir que a mi abuelita le brillan los ojos cuando la besuqueo toda (por deseo de ella, que conste) así queeee, lo mismo si curan, jejejeje...

    2:40 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    HUMILDE,
    Si, sí, pero ese curso (68/69) sólo aprobé una...
    Un beso.

    2:45 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ESTHER 4H,
    en cuanto acabe la rehabilitación empiezo la vida activa.
    Todo lo demás, ya se verá...
    Gracias por los besitos.
    Uno para tí.

    2:46 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Cuando he llegado a este post, el orden "aleatorio" de la lista de música que estoy escuchando ha decidido reproducir "Mrs. Robinson", de Simon & Garfunkell (casualidades de la vida, Alfonso!).

    Viaje por Europa haciendo auto-stop. Menos mal que tus memorias iban a ser "un tanto desmitificadoras"!

    Xao niña!

    12:28 a. m.  
    Blogger Roxi said...

    Eulalia! Te chocaba más la diferencia de peso que la de edad, que buen detalle! me reí mucho.
    Extraño este mundo que trazas, cambiante, amigos que no sabes si son aliados o competencia como Marcos. Y el declive de tu amistad con Eugenia, bueno cada relación tienen sus ciclos.
    Lo importante es el viaje, quizás cómo fue.
    abrazo!

    2:08 p. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.