• quintadel44: 1968 EUGENIA

    viernes, diciembre 01, 2006

    1968 EUGENIA

    En 1967 había entrado a trabajar en la oficina una muchacha de aspecto atlético, antipática, vestida con pésimo gusto, no demasiado guapa y con unos aires de grandeza incomprensibles, dada su condición de mecanógrafa de tres al cuarto. Se llamaba Eugenia.

    Un día descubrimos que habíamos nacido el mismo día del mismo mes del mismo año, mira tú que curioso, y que nuestros nombres comenzaban con el mismo prefijo -"bueno", en griego -. Nos hicimos inseparables en poco tiempo.

    Si alguna vez he tenido por una mujer un sentimiento parecido al enamoramiento fue por ella. O quizá fuese un enamoramiento verdadero, aunque platónico; sin embargo, tiendo a pensar que no, porque cuando me enamoro sigo unas pautas de comportamiento con el objeto de mis venturas o desventuras, conmigo misma y con el resto del mundo que no reproduje en este caso.

    La intimidad con ella me corroboró que mi primera impresión había sido acertada, aunque parcial: sin negar todas las cualidades que le había atribuido en un principio, resultó ser una mujer mucho más culta que la mayoría de las que yo tratara hasta entonces, sensible, insegura, y con una fuerza de voluntad de mucho calibre. Además, en el tú a tú era una conversadora incansable.

    Con ella conocí la primera familia bohemia de mi vida, familia que me adoptó inmediatamente, respondiendo a mi adoración por todos los miembros que convivían en el diminuto apartamento compuesto de cocina, baño, dormitorio y "salón", Jesús, y qué pomposamente llamaban así a un cuarto de estar durante el día y de dormir por la noche. Una mesa y un enorme piano de cola invadían el espacio disponible, proclamando un pasado más desahogado y alimentando ahora los delirios de grandeza cultural de la familia.

    El padre los había abandonado hacía tres o cuatro años por su secretaria, y les pasaba una cantidad ridícula para sobrevivir. La hermana mayor vivía desde pequeña con unas tías que le pagaban la carrera de música y clases de canto. La madre - ahora me recuerda a la Castafiore - tendría entonces unos cincuenta y pocos, y era corpulenta, cursi, besucona y permisiva. La casa siempre estaba tomada por los escasos amigos de sus hijos, grupo al que me incorporé sin demasiadas reticencias, a pesar de ser chica y provenir de un mundo que consideraban poblado por seres groseros e insensibles.

    Tardes dedicadas a escuchar viejos discos y a una Maria Dolores Pradera ya talludita y con similitudes con la mamá por su calidad de esposa abandonada; conversaciones sobre los últimos libros leídos; lecturas de poemas de unos y otros; extraños cruces sentimentales nunca concretados; algún criptogay; algún dandy, muchos problemas económicos y canciones de Falla interpretadas por la hermana mayor, con la madre al piano; en las pausas, se criticaba la mala vocalización o el escaso repertorio de tal o cual soprano. También poníamos en común nuestros sueños más íntimos. Todo ello con más té que vino, aunque también, y con la certeza de ser un grupo escogido.

    Enseñé a Eugenia a vestirse mejor y a ligar. Yo dejé de pintarme los ojos. En el verano de 1968 nos fuimos juntas a pasar diez días a Cádiz, a una residencia de monjas seglares (lo más barato que encontramos, aunque a cambio debíamos estar a las once en la cama), mis primeras vacaciones en la playa.

    Fue una relación feliz y enriquecedora para ambas (quiero pensar). Dejamos de vernos porque cuando me casé sintió que la había traicionado.

    Me gustaría reencontrarla.

    47 Comments:

    Anonymous Anónimo said...

    Mientras te leía no podía dejar de pensar en el libro "Nada" de Carmen Laforet.

    Por cierto, qué sentiste al llegar a las playas de Cádiz? Yo me he criao a la orilla del Mediterráneo; soy incapaz de comprender lo que pudiste sentir.

    Xao niña!

    3:47 a. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Que bonita historia... Me encanta leer tu vida, la verdad que tienes para un libro. O alomejor es tu forma de narrarla, no lo sé. Pero me gusta...
    A mí también me gustaría reencontrar a mi amiga Magda. Era mi mejor amiga en el segundo colegio al que fui en mi infancia. Se fue al llegar a segundo de B.U.P. A su padre le salió un trabajo de lo suyo, disañador cerámico, en Murcia, mejor pagado que el que tenía en Manises, donde vivían, así que allí se fueron. Lo último que supe es que había estudiado... NO recuerdo el nombre del titulo (acaba en ...y documentación), para bibliotecaria.
    Tengo ganas de leer tu próximo capítulo. Un besito

    5:07 a. m.  
    Blogger toxcatl said...

    Vaya, que interesantisimo ambiente; claro que igual te sentirias un poco pez fuera del agua al principio (me guio por mi referencia, que yo tengo orejas no oidos y mi enfermero tiene oidos- dos para mas señas)

    9:28 a. m.  
    Blogger Alicia Liddell said...

    Eso deben ser las consecuencias de Fidel.

    1:02 p. m.  
    Blogger Gavanido said...

    En el saco de las relaciones olvidadas se encuentran siempre incomprensibles casos de abandono y dejadez. En mi lugar, a veces me daría de bofetadas por tales descuidos, y me veo impotente al no poder reiniciar alguna de las posibles mejores amistades. Al menos a día de hoy, sigo llenando el saco. Aunque voy a tener que dar un hilván, porque se me han escapado un par de Antonios, un Macario y un Margareto involuntariamente.
    Estoy interesado en las pautas de comportamiento esas de las que habla. Expláyese, y abrácese.

    1:04 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Miguel Bau,
    El Atlántico de Cádiz no asusta tanto como el de Portugal, por ejemplo...
    De aquel viaje recuerdo sobre todo la playa inmensa y la sal en la piel tirante. :)
    Un besuco.

    2:50 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ESTHER 4H.
    Bienvenidos, siempre, los elogios, con o sin motivo... :)
    Un beso.

    2:51 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    TOXCATL,
    Lo de sentirme como pez fuera del agua es una constante en mi vida, corazón... ;D

    2:52 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ALICIA,
    No entiendo tu conclusión... ¿Podrías extenderte un poco :)?
    Un beso.

    2:53 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    GAVANIDO.
    Quizá alguna tarde tonta me dé por explayarme, pero siempre en presencia de un abogado, no vaya a ser.
    Un beso.

    3:03 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    ¿Qué es un criptogay?

    5:18 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    HEREL,
    es un palabro inventado, claro, por eso no lo has encontrado en ninguno de los diccionarios en que lo has buscado.
    El prefijo significa "oculto".
    Vamos, como lo de estar dentro del armario, pero más cortito. :DD
    Un beso.

    5:37 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    La etimología está clara, pero es que suena a juego de mesa: "monopoly", "pictionay"... ¿echamos una partida al "criptogay"? XDD

    5:47 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Entrañable Eulalia: Cuántas Eugenias llevamos a cuestas !!.Lo peor de todo es que, como te ocurrió a tí, suele suceder que jamás volvemos a verlas y se enquistan como una mala resaca. EStoy preparando el almuerzo, así que brindaré por todas las Eugenias de nuestras vidas.
    Se le abraza y besa, como siempre
    Solís

    5:51 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Otra: Gran descubrimiento linguístico lo del criptogay, sobre todo por estos lados en que tantos comienzan a salir del closet ( armario, placar).
    Otro beso

    5:53 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    HEREL,
    no había caído, tienes razón. Ahora puede ser demasiado tarde, pero si nos lo preparamos para el año que viene, nos podemos forrar en Navidades...
    Un besazo.

    6:06 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    SOLÍS,
    es demoledor hacer la lista. De todos los amigos que se han ido esfumando, creo que sólo cien o doscientos desaparecieron de mi vida por causas antinaturales.
    En fin.
    Un beso y un abrazo para ti, también

    6:08 p. m.  
    Blogger manuespada said...

    Este verano estuve en las playas de Cádiz, y son maravillosas, pero lleeeeenísimas de gente, se han puesto de moda y no había ni un sitio donde dormir. Al final, un hostal cutre, menos mal.

    8:07 p. m.  
    Blogger Peca said...

    Al menos sabe el motivo por el cual acabó su relación con Eugenia.De no ser así sería mucho más doloroso.
    Un beso.

    9:34 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    MANUESPADA,
    Sucede que ahora hay gente pató.
    Somos un país con una clase media que quiere salir de veraneo. No hay playas suficientes para quienes sólo pueden ir una semana o diez días a la playa, y el norte no garantiza buen tiempo. ;DD
    Un beso.

    9:43 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    PECA,
    ¿Tú crees que saber el motivo hace menos importante o menos doloroso el alejamiento de una amistad? :(
    Un beso.

    9:44 p. m.  
    Anonymous white said...

    Los habitantes de nuestros recuerdos apenas se parecen a las personas que han sobrevivido en sus cuerpos, pero a veces es gratificante reencontrarse con el pasado.
    Un abrazo

    11:44 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    WHITE
    A veces, sí, sólo a veces :DD
    Un beso.

    11:51 p. m.  
    Blogger Marga F. Rosende said...

    Cuanto cabe en ese piano amiguita, es normal que lo invadiera todo.
    Un beso

    11:45 a. m.  
    Blogger humilde said...

    ....uffff.... a veces las distancias son mayores de lo que se espera, y en otras menores de lo que se cree.... vamos, que cualquier día seguro, te la encuentras a la vuelta de la esquina.... eso, o pasáis todos lo días al lado la una de la otra sin reconoceros.... ;)

    12:37 p. m.  
    Blogger Stefy said...

    A lo mejor si la encontrases, te darías cuenta de que realmente no era como tu esperabas, tal vez el paso del tiempo ha hecho que la idealices. Quizás es mejor que todo quede en un bonito recuerdo.
    Saludos :)

    1:46 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Debe ser entretenido poder hablar con alguien de libros leídos y comparar interpretaciones. Yo no tengo a nadie con quien hablar de lo que leo.

    2:38 p. m.  
    Blogger El chicharrero terrible said...

    Hace pocas semanas un amigo del colegio consiguió reunirnos por segunda vez en tres meses a doce personas de aquella epoca. Gracias a el quizas alguna amistasd perdida se recupere. Incluso alguna nueva aparezca.

    La amistad siempre es cosa de, "al menos" dos. El problema es que muchas veces no es "solo" de dos y eso no suele ayudar, pues la multitud no es un buen ingrediente de la amistad.

    3:59 p. m.  
    Blogger Retrato de Dorian Gray said...

    Me resulta extraña la sensación de propiedad con la que los grupos de liberales adoptan a los neófitos. Extraña y paradójica. Es como si se sintiesen tan solos que cualquier deserción debiera ser imperdonable por decreto.

    9:05 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Muy bello.

    Esos amigos que nos llenan el pecho. Son amores, pero distintos.

    Tengo ese sentir por más de un amigo y es hermoso poder decirles cuánto los quiero.

    Abrazo

    9:56 p. m.  
    Blogger Peca said...

    Supongo que no menos doloroso, pero sí menos importante ya que en el caso de ser por culpa de una de las partes este distanciamiento, siempre se puede hablar si hay un interés real en conservar la amistad (aún teniendo que ceder).Yo creo que el principal problema es cuando se difumina la relación sin saber muy bien por qué y al cabo del tiempo ya no hay posibilidad de retomarla porque el destino ha tomado cartas en el asunto.
    Un beso.

    10:21 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    MARGA:
    Ese fue el primer piano de verdad cuyas teclas acaricié: aprendí a tocar un par de cosas con dos dedos y a escuchar, sobre todo a escuchar.
    Un beso.

    11:16 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    HUMILDE,
    Madrid es demasiado grande, y seguro que no nos movemos por los mismos circuitos. Sería demasiada casualidad, a no ser que...
    ;D
    Un beso.

    11:17 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    STEFY,
    No la imagino: con que haya cambiado tanto como yo, seguro que podemos pasar una al lado de la otra sin reconocernos.
    Ya ves.
    Un beso.

    11:18 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    TIPO DE LA BROCHA,
    No me puedo creer eso de que no tienes con quién hablar de ello: basta con que escribas un post sobre cualquier libro, verás.
    Yo comenté este año "El camino de los ingleses", que me había recomendado Zibnaf, y fue estupendo.
    Un beso.

    11:20 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    CHICHARRERO,
    Creo que Eugenia se sintió traicionada porque entre ambas formábamos una burbuja protectora.
    Me casé, y se rompió.
    En fin.
    Tengo amistades que perduran desde hace más de treinta años, eso sí.
    Un beso.

    11:23 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    POW,
    Yo no me fui, amplié mis horizontes, y creo que tienes razón: sintieron que les había abandonado porque eran excluyentes.
    Un beso.

    11:25 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    KAITOS,
    Son otra clase de amor, tienes toda la razón, y creo que me he dejado en el teclado las razones por las que nuestra amistad fue tan bella.
    Quizá otro día.
    Un beso.

    11:26 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Me alegra que te guste cádiz. Ahora vivo allí. Y no disfruto mucho. Mañana contestaré más ahora la gripe no me deja pensar con claridad
    Besos

    12:44 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Me alegra que te guste cádiz. Ahora vivo allí. Y no disfruto mucho. Mañana contestaré más ahora la gripe no me deja pensar con claridad
    Besos

    12:45 a. m.  
    Blogger manolotel said...

    Muchas veces encontramos afinidades en personas que a priori pueden parecer totalmente incompatibles. A mi eso me ha pasado alguna que otra vez, siempre por circunstancias temporales. Algunos quedan pero otros muchos solo son un nombre en una agenda antigua y a veces nos cuesta trabajo ubicar el rostro.

    Sigue escribiendo que lo haces muy bien. Y perdona que haya borrado mi última entrada pero no me gustaba como quedaba el poema. Si logro recomponerlo lo volveré a poner. Un beso

    3:10 a. m.  
    Blogger Halo said...

    bueno bueno bueno... hay hubo una conversación pendiente no???

    10:00 a. m.  
    Blogger Isthar said...

    Muchos guardamos en el cajón del recuerdo algún amigo de entonces al que nos encantaría reencontrar.

    Quizá por eso proliferan tantos los programas que se dedican a ello ;)

    Las razones que nos unen y separan de ciertas amistades es tan complejo como mágico :)

    2:51 p. m.  
    Blogger JeJo said...

    - Te acordaste de la música !!!.

    :·)

    11:35 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    JEJO,
    Escuchaba a Raimon, a Serrat, a Peret, a the Shadows, a los Mustang...
    Tendría para otro post, pero ya están la Wikipedia y muchas webs :)
    Un beso.

    12:10 a. m.  
    Blogger Roxi said...

    Esas amistades en que hay tanta sintonía son un regalo. Recíprocamente aprendemos y enseñamos deiferentes cosas y eso es enriquecedor. Que Eugenia se haya sentido traicionada me parece exagerado, pero hasta cierto punto normal, las mujeres somos terribles, celosas y hasta envidiosas en ciertas situaciones, quizás que pasaba por su cabez en ese momento.
    Abrazo!

    4:06 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Nos puede o la ambición o el aburrimiento. Cada mundo es redondo e incompleto y se sustenta y retroalimenta sin dificultad. Tengo la sensación que en el relato minusvaloras este micro mundo, te dejas llevar por este poco de vergüenza ajena dada su simplicidad, por su domesticidad, por su corto alcance. ¿Y que? ¿No estaban presentes estas emociones que hacen que la vida tenga sentido? Lo importante es esto

    7:05 p. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.