• quintadel44: SOY MADRILEÑA

    martes, noviembre 28, 2006

    SOY MADRILEÑA

    Hoy - 27/XI/06, para que no haya malentendidos - he acudido a una tertulia que había organizado la asociación Trasversales con Eduardo Madina, diputado del PSE-EE por Vizcaya y víctima del terrorismo, en la calle Barco.

    Al final, he saludado a alguna gente que no veía hace tiempo, y me he ido, con la intención de tomar el primer taxi que apareciera.

    Qué cosas pasan. Me he encontrado, de pronto, en mitad del barrio en el que se desarrollan las historias que he empezado a narrar en "1968". Al llegar no había caído en la cuenta.

    Todos esos recuerdos que están en mi cabeza, bien arropaditos, ordenados y guardados, y que voy desdoblando a voluntad, se me han bajado al estómago y me lo han retorcido a conciencia: me ha entrado la misma sofoquina que cuando cruzo el Puerto de Leitariegos y entro en Asturias. De sopetón: me he encontrado de sopetón en las calles del barrio de Maravillas y se me ha subido un ataque de nosequé a la garganta, un llanto seco - no estoy tan loca, me sé comportar, controlo: jamás una lágrima por la puta calle, y menos si voy sola - que sólo he reconocido como tal llorera cuando ya estaba en Tribunal, enfrente de la mismísima fachada barroca del edificio que da nombre a la plaza.

    Alternativas: a) buscar el primer taxi; b) subir hasta el café Comercial c) ir hasta el número 13 de aquella calle y mirar aquella fachada.

    De vez en cuando es necesario dejar que los sentimientos ganen la partida. No era muy razonable, a primera vista, dar la vuelta y echar a andar hacia una callejuela absurda y perdida en la noche de mis tiempos; pero si desaprovechaba el momento no iba a averiguar qué razón o razones me estaban sacudiendo de esa manera, de modo que elegí la c).

    Andar de noche por la calle me gusta y me duele y me permite estar conmigo misma mejor que casi ninguna otra cosa. Pensemos, Lula de ahí dentro, pensemos qué nos está ocurriendo: ¿Es nostalgia de la juventud? ¿De lo que pudo haber sido y no fue? ¿De no haber sabido verlo todo con otros ojos más penetrantes? ¿De lo que he ido, quizá, perdiendo en el transcurso de mi vida? La noche enerva. Andar tranquiliza. Me dejé invadir de gente, escaparates, calles estrechas, fachadas de ladrillo visto con balcones de verja en negro, bares poco iluminados, portalones inmensos, pintadas y carteles en las paredes, iglesias barrocas, la estampa modernista del edificio de la Sociedad de Autores, gente en ventanales iluminados en amarillo, en blanco fluorescente, en rosa tamizado. Y fui entendiendo.

    La belleza de esa parte de Madrid es consustancial a mi manera de mirar el resto del mundo, y eso es lo que me había ocurrido: salí del local sin esperarlo, y me encontré con una estampa conocida y disfrutada y asimilada y olvidada que aún sigue viva, no obstante las décadas transcurridas. Viva y guapa. Había sido un momento de éxtasis, de arrobamiento, que se fue deshaciendo primero en esa necesidad de llorar y luego en un sentimiento de estar en sintonía con todo y con todos, de saber quién soy y dónde estoy y qué estoy haciendo y de querer hacer lo que hago.

    Al llegar al número 13, y para terminar, me esperaba una broma: la casa está en la acera de los pares, y he sido incapaz de distinguir, a primera vista, cuál de los tres portales con tres balcones a la calle en el primer piso era la de marras. Entonces, sí: he disimulado una sonrisa ante la ironía y me he puesto a buscar un taxi para llegar a casa cuanto antes.

    Ahora estoy cansada y tengo hambre porque me he sentado frente a la pantalla para contároslo en cuanto he llegado. Siento el estilo atropellado y sentimentaloide, pero me ha dado el punto y si lo dejo para mañana no lo publico, estoy segura.

    46 Comments:

    Blogger manolotel said...

    Honrado y también identificado con sentimientos indefinibles, quizás similares (en mi caso evocados)no me queda otra cosa que agradecer la "transferencia" de emociones, cosa importante en un medio como éste, con frecuencia banal y generalmente frío.

    Un beso cálido y cordial amiga Lula

    1:44 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    A mi me parece bastante cuerdo llorar por las calles y entiendo los arrebatos de nostalgia como un indicio de humanidad bien entendida

    Por cierto Madina, con una sola excepción, es uno de esos pocos políticos a los que respeto.

    Se feliz

    3:50 a. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Lula, me recordaste algo que me encanta cuando pasa: Cada vez que mi padre pasea con su actual mujer y conmigo por El barrio del Raval (en Gandia) recuerda sus días cuando era niño y vivía allí. Entonces ante el solar vacío de lo que fue su casa, (y en donde en breve construirán un edificio) nos habla de como era aquella vivienda, del horno donde se compraba un panecillo para merendar, de mi abuela, siempre atareada, de mi abuelo y el bar donde almorzaba, del puente medio destruído en el que jugaba (y se llevaba las broncas de mi abuela) y de tantas y tantas cosas... Y sus ojos brillan, su sonrisa se vuelve dulce, y veo al niño que fue. Entonces suele tener un gesto cariñoso para con nosotras, pues es muy sensible. Y está feliz de compartir aquellos momentos con su familia.
    Y yo me sonrío, pues entre sus palabras hay un trozo de mi propia historia.
    Besitos

    4:05 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Me quedó resonando esta frase: "De vez en cuando es necesario dejar que los sentimientos ganen la partida" Me parece que cada vez más dejo que mis sentimientos ganen la partida y me va muy bien de este modo.
    Perdón que no comente todo pero no puedo seguirte el ritmo. Sos un torbellino escribiendo...supongo que es solo un reflejo de como sos en la vida.
    Un beso

    4:57 a. m.  
    Blogger Alicia Liddell said...

    A mí es que ese barrio me puede, Maravillas y Justicia. Fui al instituto de Santa Brígida, en la calle del mismo nombre, frente a un teatro de variedades que había (vedette, Andy Ventura) y al lado de una tahona que conseguía despertarme con su olor cada mañana.

    Tuvimos -cuando empecé la universidad- un piso alquilado (interior) en Cardenal Cisneros y mi pandilla (una especie de comuna entre estudiantes y hippies) tenían otro alquilado en Argensola y muchas tardes merendábamos en la Plaza de la Villa de París. Mi novio (actual marido) trabajó una temporada en Fernando VI ... Comprábamos en el mercado de Barceló nuestras magras comidas y haciamos colas interminables en una verdulería que vendía todo baratísimo. Así que ese barrio, para mí, es un gozo y un dolor de recuerdos ya, ay, lejanos.

    3:31 p. m.  
    Blogger Peca said...

    Siento algo parecido cuando paso por el piso donde me crié con mis padres.No sé si será nostalgia pero siempre miro y me veo en la galería acristalada de madera jugando.Oyendo silbar el viento entre las contraventanas.Asoma una lágrima pero no es de tristeza,tal vez sea rememorar un tiempo pasado tan feliz.
    Un beso Eulalia.

    3:33 p. m.  
    Blogger Azena said...

    yo vivo en el barrio maravillas... y se me rompe algo dentro cuando pienso que algún día me tendré que ir...

    (y eso que en teoría no soy madrileña...)

    3:41 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Manolotel,
    El medio es frío, y a veces banal, pero es por el miedo que todos sentimos.
    Sin embargo, hay algo muy tierno en cada par de manos que se ponen a escribir en la red: la necesidad de comunicar y formar parte de algo.
    Me reconforta mucho que respondas a un pronto como el mío de ayer.
    Y, cuando vengas por Madrid, no olvides plantearte si te gustaría tomar un café en el Comercial.
    Un beso, amigo mío.

    3:52 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    MAGO,
    ¿Lo ves? :D
    Y hay muchos más, pero a los medios de comunicación no les interesan.
    Un beso.

    3:53 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ESTHER 4H

    Supongo que mi "arrebato" de ayer es muy común, y me alegra comprobar que os llega.
    Un beso.

    3:55 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    PECA,
    Fue algo diferente a la nostalgia, que controlo con bastante facilidad, pero entiendo lo que quieres decir, porque es lo que siento cuando paso por mi primer barrio...
    Un beso.

    3:56 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    AZENA,

    Disfrútalo ahora y cuando lo recuerdes...
    Un beso.

    3:57 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    PATUS,

    Los sentimientos, como las emociones, necesitan de la razón tanto como ésta de ellos; lo que quise decir ayer es que no me entretuve en razonar hasta que la cosa no estuvo bien madura...
    Un beso.

    3:59 p. m.  
    Blogger Roxi said...

    Eulalia! El estilo atropellado y sentimentaloide también te queda bien, me gustó esta entrada. Además transmites esa sensación de abalanzarse con emociones y todo en esa dirección sin pensar.
    Cuando diste las opciones, pensé enseguida "que elija la C".
    Madrileña, que bueno que elegiste la C, y que compartiste esa vivencia.
    Abrazo!

    4:01 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ALICIA LIDELL,

    Ese barrio tiene la particularidad de que ningún forastero - es decir, quien venga de fin de semana o similar - lo pilla, lo vive, lo disfruta.
    Ese barrio es de martes por la mañana, lunes por la noche, cinco de la tarde en agosto, madrugada y lloviendo, adiós vecina que llevo prisa, joer que esta casa se cae, mira que tienda han puesto aquí: verlo cambiar y resistir y maquillarse para que se le vuelva a correr el rimmell por otro lado, sin perder su atractivo por ello.

    Casi todos mis amores han compartido conmigo sus calles. Casi siempre he paseado por él acompañada. Por eso lo de ayer. :)

    Un beso

    4:05 p. m.  
    Blogger David said...

    Haces bien en contárnoslo ya, a mi me pasa lo mismo. En cuanto a la nostalgia..., bueno, a mi me pasa lo mismo, en estos momentos, con mi etapa adolescente, que empieza a convertirse también en un "albor de los tiempos".

    5:20 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    DAVID,
    No estoy convencida de que el ataque mío de ayer fuera nostalgia, sino algo más parecido al corte de respiración que te sobreviene cuando ves de nuevo una tormenta en el mar o la estructura de columnas de la Mezquita de Córdoba, salvando todas las distancias que quieras. :D
    Un beso.

    6:33 p. m.  
    Blogger humilde said...

    ....uf.... lo peor o mejor de ciertos recuerdos es que van encadenados a lugares o costumbres u olores o músicas.... y volverlas a sentir es peor que el propio recuerdo....

    7:28 p. m.  
    Blogger Para, creo que voy a vomitar said...

    Has hecho bien en elegir la c) :)

    7:38 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    HUMILDE,
    A veces sí, y a veces no.
    Los recuerdos que me hacen sentir mal me los trabajo, y los que me hacen sentir bien, los disfruto. :)

    7:44 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    PARA, CREO QUE...
    Una ya se tiene muy conocida a una misma, y sabe cuando debe ceder ante un capricho. :DD
    Un beso.

    7:46 p. m.  
    Blogger Acus said...

    "...de saber quién soy y dónde estoy y qué estoy haciendo y de querer hacer lo que hago."
    Realmente Eulalia, lo que ha sucedido no es que hayas estado caminando por las calles de Madrid cual "deja-vù", deambulando por las calles de tu juventud, recordando, embriagándote de aquellas sensaciones por las que ya pasaste. Lo que ha sucedido, es simplemente, que has estado recorriendo tu corazón, has paseado por tus venas y has llegado a la única conclusión que es posible, que es "saber quién eres y dónde estás y qué estás haciendo y de querer hacer lo que haces".
    No existen los arrepentimientos por algo que podía haber sucedido y no fue, porque estás aquí y ahora y esta es tu vida, plena, como tú la has trabajado, con esfuerzo, orgullo y corazón.
    Besos.

    8:01 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ACUS,
    Lo cierto es que llegué a casa contenta de haber dado ese paseo; llevaba muchos meses sin andar para mi propio disfrute, moviéndome únicamente para ir de un lado a otro.
    Y no hay nada que me guste más que pasear sin objeto, o, como ayer, ir a algún lugar sólo por el placer del camino, sin más.
    Gracias por tus palabras: me ha gustado que lo entendieras, más allá de lo atropellado de mi, llamemosla, confesión.
    Un beso.

    9:39 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Entrañable Eulalia: Eres, al parecer, y antes que nada ( bueno,después de algunas cosas), madrileña. Y la viñeta que has pintado, para uno que no lo es, es maravillosa, tanto más si es en otoño y es de noche. Ten por seguro que, de ir por allá alguna vez, me tomaré un tour por aquel barrio, para olerte.
    Gracias
    Solís.

    9:59 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    La introspección no siempre guía nuestros pasos al lugar adecuado.

    10:53 p. m.  
    Blogger JeJo said...

    - Y tambien hay una Eulalia que se deja llevar por sentimientos nostalgiosos ...
    Que bién !!!
    Es lindo volver a ver los lugares que nos vieron crecer ...

    2:58 a. m.  
    Blogger manolotel said...

    Será un placer. Tal vez tenga que ir para allá antes de fin de año. Ya te avisaré para que me digas como ponernos en contacto.

    Un beso fuerte

    4:03 a. m.  
    Blogger Gavanido said...

    Hace ya unos veinte años que derribaron la casa donde nací, y todavía cuando veo las fotos que hice estando el solar en ruinas por las obras, reconozco que me hacen daño. Tanto, como si me hubieran arrancado un pedazo de mí. Y así era, en esa casa había echado raíces y ellos me "talaron". ¡Gentuza! Cómo me cuesta despegarme de los buenos recuerdos, a veces incluso a mi edad, aparentando ser aun el árbol que quise ser, me siento convertido en folios de papel.

    Besos

    12:20 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    SOLÍS,
    Me encantaría guiarte.
    Un beso.

    1:13 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    TIPO DE LA BROCHA,
    De acuerdo, pero no por ello deja de ser necesaria: a mí, a veces, me conduce a mí misma.
    Un beso.

    1:14 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    JEJO,
    Pues, ¿qué pensabas?
    Pero, más que nostalgia, tuvo que ver con pasar a través del espejo...
    Un beso.

    1:15 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    GAVANIDO,
    A mí me duele ver la aldea de mi padre modernizada: es un sentimiento egoísta, pero, ¡que me toquen mi niñez, me descompone!
    Por eso no he vuelto por allá hace siglos.
    Un beso.

    1:16 p. m.  
    Blogger Dan said...

    La premura del desahogo... que bien sienta darse prisa en escribir algunas cosas.

    !D

    1:58 p. m.  
    Anonymous Ros said...

    pero por qué no dar rienda suelta a los sentimientos de vez en cuando???

    el café central y esa zona me encanta... y eso que yo solo soy viajera de paso... me encantaba la plaza de olavide en la que vivia un compi de clase, con sus casas viejas de largos pasillos y altos techos...

    ves? gracias por recordarme también a mí otra época...!!!

    2:24 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    DAN,
    Y usted que lo diga. Me quedé como una reina.
    Un beso.

    4:16 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ROS,
    cuando vuelvas por Madrid vete por Malasaña y Chueca: verás otra ciudad...
    Un beso.

    4:16 p. m.  
    Anonymous duarte said...

    Yo, que soy casi el doble de joven que usted, la entiendo perfectamente. He vivido en 5 (¿o fueron 6?) ciudades diferentes y, cuando el azar o la necesidad me llevan cerca de ellas no puedo evitar pasarme por las que fueron mis casas y fumarme un cigarro a la puerta, mirando, volviendo a aquel tiempo (generalmente lejano) como si arriba estuvieran mis padres y mis hermanos con la cena o la comida preparada, esperándome. A veces me resulta doloroso y a veces reconfortante. Pero nunca indiferente.
    Saludos mil.

    5:13 p. m.  
    Anonymous duarte said...

    Yo, que soy casi el doble de joven que usted, la entiendo perfectamente. He vivido en 5 (¿o fueron 6?) ciudades diferentes y, cuando el azar o la necesidad me llevan cerca de ellas no puedo evitar pasarme por las que fueron mis casas y fumarme un cigarro a la puerta, mirando, volviendo a aquel tiempo (generalmente lejano) como si arriba estuvieran mis padres y mis hermanos con la cena o la comida preparada, esperándome. A veces me resulta doloroso y a veces reconfortante. Pero nunca indiferente.
    Saludos mil.

    5:14 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Esta frase la encontré escrita en un viejo cajón flamenco que ocupaba un rincón del aula de música de mi instituto. Dice así:

    "Vive el presente, y en el futuro, tendrás un bonito pasado."

    No es nostalgia, es la confirmación de que se ha vivido el presente.

    A mí me ocurre lo mismo (salvando las distancias) con mi niñez y, muy especialmente, con mi época de instituto :P

    Xao niña!

    6:01 p. m.  
    Blogger Soltaire said...

    Qué lindo viaje tuviste Eulalia...,y qué lindo que hayas podido finalmente deducir lo que sentías al estar ahí...

    Un beso grande,
    Soltaire

    6:19 p. m.  
    Blogger Marga F. Rosende said...

    Curioso y tierno tu sindrome de sthendal en versión castiza.
    Besito, es usted la milk señorita.
    Lo quiero leer esta noche otra vez mas tranqui...

    6:33 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    a veces la marea te lleva dónde menos te lo esperas. esos lugares también forman parte de ti, con lo que pasear por allí, es pasear por ti.

    5:12 p. m.  
    Blogger florecilla de alcanfor said...

    Hasta hace unos años era una de las pocas zonas de Madrid que me conocía andando, estuve años yendo a Marqués de la Ensenada a examinarme en el instituto francés. Es Madrid de verdad.

    (he estado unos días sin entrar y menudo retraso llevo... eres un ejemplo de bloguera trabajadora :) -me gustan las moralejas-)

    11:57 p. m.  
    Blogger JeJo said...

    - (Me gustaría muchísimo que interpretes para mi y me cuentes como es eso de "pasar a travéz del espejo", es tan poético !.)

    Un abrazo.

    (Ya has pensado que actríz interpretaría a la Lula del '68)

    :-)

    2:58 a. m.  
    Blogger JeJo said...

    - (me quedé pensando ... Te imaginas que diría Fidel si se cruza con tu blog ?)

    :-)))

    3:10 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Dos detalles, el final, asumiendo lo que en caliente se escribe y la negación a tamizar posteriormente lo inadecuado. Sigues siendo lanzada, la edad no mermó tu capacidad de audacia y otro, el apunte de la nostalgia de no haber sabido verlo (a su tiempo) todo con otros ojos más penetrantes (con los ojos de ahora). ¿Quién no ha sentido esto?

    7:03 p. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.