• quintadel44: 1969 EL VIAJE ( I )

    martes, diciembre 12, 2006

    1969 EL VIAJE ( I )

    Eugenia no quiso apuntarse al viaje; los demás se fueron descolgando, y al final sólo quedamos Marcos, Ex y yo; nosotros dos hicimos fondo común: mi sueldo y la paga extra; Ex había ahorrado lo justo para tabaco, pero los amigos donde recalaríamos eran suyos, así que las cuentas nos salían a ambos. Nos pusimos en carretera a principios de julio: mochilas, tienda de campaña, sacos de dormir, ropa y guitarra, un camping-gas y una linterna. Un mapa. Y una cámara de fotos.

    Las etapas fueron: Madrid - París - Metz - París - Laval - Brest - Saint Mâlo/Mont Saint Michel - Bruselas - Brujas - Amsterdam, y de ahí corriendo hacia España de nuevo porque se nos había acabado el dinero, aunque teníamos una reserva para quedarnos dos o tres días en La Escala (Gerona) antes de regresar a Madrid.

    Cruzamos el puente de Santiago -la frontera de Irún- a pie. Tardamos tres días en llegar a París, donde ya nos esperaba Marcos. Unos gays franceses nos daban cobijo en un apartamento de las afueras. Todo el mundo andaba desnudo por la casa, de modo que yo tampoco me preocupé de vestirme al salir de la ducha. Ex se rebotó y no habló durante todo un día: fue la primera vez que me hizo llorar, aunque yo ignoraba la causa: lo confesó diez años después.

    No me llevaron a ver el Louvre, ni Notre Dame, ni la Torre Eiffel: era hortera ir de turistas. Paseé por Menilmontain, admiré de refilón la Madeleine y el Arco de Triunfo, y celebramos el 14 de julio viendo desde un parque sus raquíticos - comparados con los de Valencia - fuegos artificiales. Estuvimos en el Bois de Boulogne y aprendí que très jolie significa qué mona es. Desfilé por los Campos Elíseos con una minifalda absolutamente indecente y sin sostén. Comí los croissants más exquisitos. Sentí celos de Monique.

    En Metz dormimos y comimos - ¡cómo comimos! - en casa del hermano de Marcos, que se había casado con la hija embarazada de un artesano y estudiaba en Nancy becado por su suegro. Había en la cocina una larga mesa en la que nos sentábamos invitados, familiares y los obreros de la pequeña carpintería de la que salían los francos para comprar tanta delicatessen: tablas de quesos y patés, encurtidos, ensaladas, guisos excelentes... Mis ojos disfrutaban tanto como mi estómago.

    De vuelta a París, Mari Claude - el ligue francés de Marcos - nos llevó en su 2CV al castillo de sus padres, en un pueblo cerca de Laval. Verdadero castillo, cuya dueña era, traducido al castellano, la Marquesa de la Bella Sonrisa, madre de Mari Claude y personaje inolvidable de figura oronda y afabilidad deliciosa. Nos pusieron la mesa en el patio de armas, que hacía las veces de jardín por la noche y corral para las gallinas y los patos durante el día, dado que marquesa y consorte no gozaban de fortuna y de algo tenían que vivir. La cena fue una tortilla francesa con mucho pan para mojar en el huevo batido que no se había cuajado. Vino de cosecha, naturalmente. A continuación, Marcos y Ex le dedicaron a la anfitriona su repertorio de todas las canciones guarras que conocían ( Ejemplo: "El obispo de las Islas Baleares, con la picha hacía juegos malabares, chundararata, caaaaaaaaaabrón"...). Risas incomprensibles, dado su desconocimiento del español, por la parte gala. Dormimos en una enorme alcoba fría incluso en julio, cama con baldaquino y jofaina para lavarse porque ¡ay!, el castillo carecía de agua corriente. El excusado estaba en un rincón de la artística escalera de roble.

    Al día siguiente salimos huyendo los cuatro en el renault de Marie Claude hasta Brest, donde veraneaba una amiga suya. Primera ducha en tres días. Tengo una foto peinándome el cabello húmedo en lo alto de la escalera de la entrada al cottage, y recuerdo la mirada que el padre de la niña me dirigía en ese preciso instante: cómo son los franceses. Nos emborrachamos con una foundie de queso y muuuuuuuuuucho, mucho vino peleón. El tabaco comenzaba a escasear, porque Marcos nos lo gorroneaba.

    De allí a Saint Malo, siempre los cuatro, a un camping levantado sobre un bunker alemán de la II Guerra. Ahorrábamos tanto en comida que guisábamos todos los bichos que éramos capaces de encontrar por las rocas, lapas incluídas. Una noche se levantó una galerna que pensé nos llevaría en tienda de campaña hasta las costas de Inglaterra. Cantábamos, discutíamos, nos amábamos. Las tensiones entre Marcos y yo eran frecuentes y, si bien se mantenían en tono menor, a mí me irritaba que él no perdiera ocasión de ponerme en evidencia. Subimos al Mont Saint Michel.

    Marcos y M. Claude decidieron quedarse cuando nosotros creímos que había llegado el momento de tirar hacia el norte.

    23 Comments:

    Blogger Alicia Liddell said...

    Aclárese. ¿Era un doscaballos o un renault?

    9:48 p. m.  
    Blogger Zebedeo said...

    Envidia de viaje, XD. A mi me encanta viajar y todo viaje tiene su parte epopéyica, pero no sé porqué los viajes que se hacían antes me parecen más aventureros que los de hoy en día aunque escapes de las promociones de las mayoristas turísticas.

    9:52 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ALICIA
    Era un CITROEN dos caballos.
    Es que mi incultura automovilística es de tal categoría que sólo distingo los Mercedes, y los demás por el color.
    Miento: el seat 600 y los 2cv también.
    Y ahora estoy aprendiendo a reconocer los bichitos que ponen en el capó o en el maletero, como el del rolls roice, y esas cosas.
    Espero que ese error no impida la comprensión del resto del post :D
    Un beso.

    10:51 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ZEBEDEO
    Qué va. Todo viaje tiene su punto. El fondo de la cuestión es no fantasear demasiado antes de partir...
    Un beso.

    10:52 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    A partir de viajes como este que nos cuentas, Eulalia, podrían escribirse interesantes novelas. O al menos a mí me da esa impresión.

    12:36 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    TIPO DE LA BROCHA,
    fue un viaje iniciático, qué duda cabe; pero el asunto ya está muy tratado. :)
    Un beso.

    1:00 a. m.  
    Blogger gonzalo said...

    un viaje que llena mi cabeza de imágenes.

    6:12 a. m.  
    Blogger Retrato de Dorian Gray said...

    Apasionante viaje... Y luego dices que me toleras que esboze escuetamente mis escapadas. ¡Ya te vale!
    Por cierto, esa foto o más bien el marco de esa foto debió ser imborrable. Lástima que no se pueda hacer una instantánea de tu memoria.

    8:50 a. m.  
    Blogger Peca said...

    ¿Y le permitió ponerla en evidencia más de una vez? (que raro se me hace...).
    Un beso

    3:08 p. m.  
    Blogger JeJo said...

    - Hay viajes que te llenan de souvenirs el alma , no ?.

    5:03 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Qué vonito, jejo. Y una envidia que me das... Yo soy incapaz de planear un viaje. Mi futura ex nunca me lo perdonará

    6:17 p. m.  
    Blogger humilde said...

    ....me quedo con lo de la marquesa de la bella sonrisa.... y las etapas de su viaje, alucinantes.... :)

    6:36 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    GONZALO,
    Me alegra estimular vuestra imaginación con unos cuantos párrafos: me siento un poco bruja.
    Un beso

    POW,
    "Ese" viaje ya fue; el tuyo iba a ser o estaba siendo.
    Creo que ya sabes que mi memoria da para más de una foto...
    Un beso.

    PECA,
    Teníamos alguna agarrada dialéctica, pero en general ganaba él: era - seguirá siendo - un tipo malvado.
    Besos

    JEJO,
    Fue "el" viaje hasta que hice otro al Amazonas y las Galápagos con mi hijo. Entre medias, y después, miles de kilómetros, pero nada como esos dos.
    Un beso.

    PROPAGANDHI,
    No seas tan pesimista, hombre, y búscate una futura que te complemente.
    Un beso.

    HUMILDE,
    Seguro que algún Luis de Francia le otorgaría el título a una antepasada de la señora a cuenta de un favor espiritual...
    En fin.
    Un besito.

    12:58 a. m.  
    Blogger Gavanido said...

    Madre mía que pánico. Tuve un viaje similar, lo reconozco. Es más, podría haber estado perfectamente en ese 2CV. Más aún, ¡Podría haber sido uno de los dos caballos!

    Un beso.

    2:21 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    GAVANIDO,
    Dudo que usted fuera uno de los dos caballos: le hubiera reconocido inmediatamente por la letra (La C, o la V)
    Así que no presuma. Estoy segura de que no fue más allá de Oslo.
    Un beso.

    2:25 a. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Ains Lula, me encanta este viaje, estoooo ¿me dejas que lo lleve a la pantalla grande? jejejejje...
    Besitos guapa

    2:55 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ESTHER 4H
    Este viaje fue sólo un paso hacia mi madurez. No tiene más misterio, así que no daría mucho juego peliculero...
    Pero, gracias.
    Un beso.

    3:12 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Debía ser duro por aquellos tiempos ser moderno y ver pasar ante tus ojos tanta maravilla sin contemplarla tranquilamente. En fin.... que gilipollas puede llegar a ser uno según con que años. Eso si tuvo que ser un viaje divertido y lástima no haber estado en esa casa tan liberal y tan desnuda, un solo ratito

    Be happy

    1:41 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Mago,
    Me sentía una paleta radical, pero nunca he perdido demasiado tiempo lamentándome por lo que no podía ser, así que disfruté como una loca, no obstante.
    La casa liberal y desnuda no era única, así que doy por sentado que habrás visitado otras semejantes, no te hagas el inexperto, anda.
    Un beso.

    4:30 p. m.  
    Blogger chanchiss said...

    Yo soy una gran viajante en potencia.
    La verdad es que viajar crea adicción.

    4:47 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    CHANCHISS,
    Viajar puede crear adicción... Y fobia.
    Yo he viajado tanto por cuestiones de trabajo que ahora me lo pienso mucho, y sólo me apetece ir al mar o a los lugares que no conozco, que continúan siendo demasiados. :)
    Un beso.

    11:12 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Un viaje, con una Marquesa de la Bella Sonrisa, y un castillo, y...
    Un viaje...

    4:27 p. m.  
    Blogger Roxi said...

    Eulalia, buen relato del viaje, pero quedé intrigada. quién era Monique?, por que sentiste celos de ella?
    Abrazo!

    2:12 p. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.