• quintadel44: 1962 APOTEOSIS SEMIFINAL

    martes, noviembre 21, 2006

    1962 APOTEOSIS SEMIFINAL

    Una tarde, poco antes de Nochebuena, Fidel me anunció que el ocho de enero se marchaba fuera de España por un período de tiempo indefinido: se establecería en cierta ciudad europea con su mujer. Esa noche me pidió subir a casa; creo que fue el día del sorteo de Navidad: me había regalado un décimo del número que repartía entre sus clientes, y estaba convencido de que la noche de fin de año nos juntaríamos en París todos los agraciados con su buena suerte, pero la realidad nos dejó incluso sin el reintegro. Abrí la puerta atragantada de risa con las ocurrencias que él venía soltando desde que entró por el portal. Entonces cerró la boca.

    Estaba evaluando económicamente mi apartamento. Me dí perfecta cuenta por la lentitud con la que se dirigió al sofá, se quitó el abrigo mirando en dónde colgarlo, escudriñó la librería y el resto de las paredes y se sentó. Me dejó pasmada: no me había mirado ni una sola vez: verdaderamente, pensé, lo de este hombre es una enfermedad. Mientras le preparaba una copa - casi no bebo, repetía constantemente, mientras trasegaba como un marinero escocés - medité sobre lo que se suponía que iba a suceder, sobre quiénes éramos, qué queríamos, qué buscábamos el uno en el otro, y concluí que tampoco tenía tanta importancia buscar justificaciones.

    A veces, sólo a veces, siento que soy yo quien debo tomar la iniciativa porque él - cualquiera de los ellos que han participado en parte de mi vida - lo desea, lo necesita, lo busca, lo insinúa, o demora el encuentro más de lo razonable. Sobre la marcha, decidí impedirme la mala pasada de tener que lamentar lo que no hiciera esa noche y, en lugar de sentarme a su lado, le tomé de la mano y le llevé a mi dormitorio.

    Balbuceaba incoherencias mientras le quitaba la chaqueta sin molestarme en sonreír; le desabroché la camisa y le pasé la mano por el vello canoso de su pecho algo flácido. Terminó de desnudarse de manera técnicamente perfecta - zapatos, calcetines, pantalón - evitando mis ojos. Entonces ya no quedaba otra cosa que hacer que esconder la cabeza entre su cuello y su hombro. Había un adolescente asustado en su respiración, en el olor que desprendía, en la manera precipitada con que comenzó a manejar mi cuerpo.

    No estaba entregada, pero me ofrecí complaciente. Por una vez, hubo sintonía: ambos teníamos en la cabeza un pasado muy lejano. Me esforcé en acariciar ese cuerpo real, a ese hombre harto de sí mismo que se encontraba conmigo y con aquella a la vez.

    Dijo cosas bellísimas y altisonantes, como si estuviera representando una escena teatral. Cada caricia suya se resolvía en un dictamen sobre mis ojos, mis pechos, mi ombligo, mi piel. Daba la impresión de que estuviera valorando una estatua, más que disfrutando de lo que sus sentidos le proponían. Supongo que comparaba mi presencia con la imagen que guardaba en su memoria. Reprimí el impulso de echarme a reir y mandarle a casa: fui compasiva, sin embargo, y decidí que un polvo sólo es un polvo y no una sesión de psicoterapia.

    (Sí, me acordé de Andrés, pero aquello no tenía nada que ver con nosotros: esa noche yo estaba en otra parte de mi vida que era necesario volver a pisar).

    Me proporcionó dos orgasmos alegres y superficiales. No quise admitir lo que estaba sucediendo - aducía mentalmente que la edad, el alcohol, el cansancio, la emoción quizá retardaban su respuesta - hasta que él se detuvo en seco:

    - No sé qué me sucede.

    - No pasa nada: se diría incluso que es más natural lo tuyo que lo mío.

    - Te juro que nunca me había ocurrido antes

    Casi le solté un "eso se lo dirás a todas", pero no merecía la pena. Le acaricié el pelo en silencio, como quien consuela al escolar que ha fracasado en el examen, porque intuí que era así como se sentía. De pronto recuperó la máscara de machito y se puso a perorar una vez más sobre sus hazañas sexuales. Me entró sueño, y mi cama es sólo mía.

    Los días siguientes fueron un sin vivir de mensajes, llamadas, correos. El 29 de diciembre subió de nuevo a casa. Fue la última vez.

    34 Comments:

    Blogger toxcatl said...

    Bufff, no se no se; de no haberlo probado cuando estaba en su punto (1962) yo ya no lo habria ni intentado probar mas adelante por si se habia puesto pocho...

    10:21 a. m.  
    Blogger Alicia Liddell said...

    Le había intimidado, confiéselo.
    Así que aquellos cuatro años de casi castidad se redujeron a un gatillazo cuatro décadas más tarde. Eso sí que es venganza erótica.

    10:29 a. m.  
    Blogger Zebedeo said...

    Razón tiene usted en decir que su cama es sólo suya, cuando se trata de algo ocasional y sin sentimientos de por medio compartir fluidos no quiere decir compartir cama y sueños ;)

    12:23 p. m.  
    Blogger manuespada said...

    Eso de "te juro que nunca me había ocurrido antes" es una de las grandes frases que nunca hay que creerse de nadie... Salud

    1:55 p. m.  
    Blogger mer said...

    jajaja, alicia...venganza erótica, que buenooo....

    besos intrigosos

    2:51 p. m.  
    Blogger Peca said...

    Pobrecito, debió de ser muy vergonzoso para el quedar así de mal...
    Enhorabuena por el blog Eulalia.

    3:44 p. m.  
    Blogger Roxi said...

    Fidel, tasando todo, calculando en dólares, como caja registradora, cubriendo su vacío y su terror a la vida, en un momento se desprende de todo eso y vuelve a ser un adolescente tembloroso. Creo querida Eulalia que le regalaste un poco de vida. Por otro lado es bueno cerrar los ciclos, y punto. En cierta medida imagino que fue un encuentro hermoso, aunque lleno de notas discordantes.
    Un abrazo!

    4:01 p. m.  
    Blogger Azena said...

    qué triste... tus letras parecen teñidas de amargura... pero ya pasó, ¿verdad?

    4:53 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ALICIA,
    Caben múltiples interpretaciones. En rigor, sólo fue una disfunción eréctil, quien sabe si permanente o momentánea...
    Un beso.

    ZEBEDEO,
    Muy cierto, solo que, en mi caso, incluso compartiendo sentimientos se me hace muy difícil dormir con alguien al lado.
    Beso :(


    MANUESPADA,
    Es que, además, me importaba un pimiento. ;)
    Un besito.

    MER,
    Sus desvaríos posteriores no incluían esa posibilidad, ya ves...
    Un beso.:)

    PECA,
    gracias por el elogio.
    En cuanto a Fidel, meterse en ciertas camas es lo que tiene...:D
    Un beso, y bienvenida.

    ROXI,
    A mí me gustó :DD
    Besitos

    4:55 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    AZENA,
    Me encanta comprobar que cada lector extrae sus propias conclusiones. Yo me limito a escribir, cariño, aunque puede que, si se me ha quemado el asado, se note en mis textos...:)
    Un beso.

    4:57 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Llevo un mes con internet y cada vez me pasan cosas más sorprendentes.

    Nunca me habría imaginado que una mujer mayor que mi madre se molestara en leer alguna chorrada mía, menos aún que la comentara, y que además (para suerte mía) quisiera darme un buen consejo. Intentaré (que ya es bastante) seguirlo.

    Me pasaré de vez en cuando por aquí, si no te importa, para ver si me sigues sorprendiendo. Y gracias por tu visita!

    Xao!

    8:58 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    MIGUEL BAU

    Yo también me sorprendo a mí misma algunos días, no creas, pero no por andar por Internet, precisamente, sino porque me veo por la calle y no me reconozco; en el curro, mucho menos.
    Y cuando me saludo, me pego cada susto quepaqué.
    :)
    Un beso.

    9:05 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Las fechas de las que hablas, Eulalia, (Navidad, Navidad, oh, dulce Navidad), tienen generalmente cierta connotación romántica. Quizá por eso no esperaba encontrarme con un gatillazo en la historia.

    9:32 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Queridisima Eulalia:
    Como tu has dicho: un polvo es un polvo y no una sesión de psicoterapia, aunque hayan pasado tantos lustros desde el 62.Estoy atónito.
    Luego de la digestión te aporto algo
    Solís

    10:55 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Dulcura, sensualidad, sexualidad, honestidad... Uno de los mejores posts. ¿Seguro que no te lo estás inventando? No, seguro que no.

    El cuerpo tiene sus reglas, y espero que todo tuviera su recompensa.

    11:15 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    TIPODELABROCHA:
    ni él, por lo que se ve. A mí ni se había ocurrido la posibilidad, aunque siempre, en una primera vez y a su edad...
    Un beso. :)

    11:20 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    SOLIS,
    no contesto, entonces: espero que me digas la causa de tu pasmo.
    Un beso.

    11:21 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    PROPAGANDHI,
    Se me borró la respuesta en la que te decía que, si yo tuviera imaginación para inventar esto, ¡ay!...
    Gracias por los elogios, que nunca vienen mal. :D
    Un beso.

    12:25 a. m.  
    Blogger El chicharrero terrible said...

    Actualmente en la prensa supuestas relaciones de amor, son publicadas como auténticas exposiciones de la maldad humana, pues terminan con un disparo del hombre sobre la mujer, tras largos periodos de maltrato. Sin duda siempre sucedieron, y ahora comenzamos a airearlas.

    En esta tu historia, supuestas relaciones puramente casuales, esconden verdaderos sentimientos, y terminan con un gatillazo del hombre sobre la mujer, tras largos años de persecución del primero. Siempre han sucedido, aunque ahora comencemos a airearlos.

    Espero con cierta extrañeza en el rostro, que algún día aireemos, las relaciones estables de amor entre parejas, de igual o distinto sexo, que siempre han existido.

    3:20 a. m.  
    Blogger Retrato de Dorian Gray said...

    Supongo que esos dos episodios dejarían a Fidel mucho más echo polvo que antes. ¿No intuía que eso era lo único que podía pasar? Supongo que somos tan gilipollas como para seguir creyendo en los milagros a pesar de que nunca hayamos presenciado uno.
    No puedo evitar sentir cierta pena por los "hombres de tu vida". Tal vez sea por la distancia, pero me parece que siempre has tenido la sartén por el mango. Que siempre has controlado la relación para hacer exactamente lo que tenías en mente. Y ellos, pobres corderillos, a bailar al son que tú marcabas.

    (Conste que esta última observación no es un juicio de valor. Si un corderillo está solo en el bosque y se lo zampa un lobo, la culpa es del corderillo, por perderse)

    8:13 a. m.  
    Anonymous Ros said...

    ufffff calla calla que no sé como stoy ahora mismo pero esto me suena...

    8:47 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    CHICHARRERO,

    Siempre me ha llamado la atención que se admita la posible existencia de "relaciones estables de amor entre parejas", cuando hasta la fecha el estatuto de las mujeres ha sido de inferioridad con respecto al hombre.

    Sobre esa base, es muy, muy difícil que un enamoramiento pueda convertirse en una relación de amor duradera.

    Otra cosa sería que habláramos del matrimonio y cómo convertirlo en algo enriquecedor y amable.

    Y, muy otra, que las mujeres de a pie, sin títulos nobiliarios ni seudónimos masculinos ni arrebatos místicos por medio, hablemos de los hombres que hemos conocido y a algunos no les guste en absoluto la imagen de ellos que reflejamos.

    Por no hablar de lo que nos cuenta la Literatura Universal, que es otra cuestión, aunque venga a decir lo mismo mejor dicho.

    Un beso :)

    8:56 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    POW,

    A estas alturas, he llegado a la conclusión de que los hombres de mi vida han subestimado mi inteligencia, y yo he sobrevalorado la suya.

    Es terrible que compares el amor con una sartén, y que estas sólo tengan un mango pero, puestos, prefiero ser yo quien lo maneje o alejarme.

    Resulta muy poco gratificante asumir que alguien quiera conducir mi conducta, decir qué cuándo y cómo tengo que hacer las cosas, quién debo ser y hacia dónde debo dirigir mis pasos.

    La historia de mi vida viene a ser la búsqueda de alguien a quien amar que no se empeñe en convertirme en otra persona. El único que no cayó en esa tentación fue mi ex marido.

    Estuvimos juntos diecinueve años, pero tampoco fui capaz de asumir la infidelidad. Quizá fue culpa mía: es posible que en aquel momento él necesitara una compañera que entendiera que el amor verdadero está por encima de las infidelidades, la desatención y el desequilibrio en los papeles domésticos; que él necesitaba volar y mi obligación en aquel momento era mantenerme a su lado por encima de cualquier veleidad.

    Joder con los corderos.

    Un beso.

    9:21 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ROS,

    ¿Te suena? ¡Qué raro! :(

    Un beso.

    9:26 a. m.  
    Blogger Acus said...

    Me ha resultado placentera la forma de expresión utilizada. Lenguaje bello, claro e inteligente.
    Con respecto a la historia, bueno, es una historia llena de tópicos donde has sido capaz de menospreciar a un hombre de una forma tan elegante, que cualquiera querría ser menospreciado por ti.
    ¡Saludos!

    11:51 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ACUS
    La historia es tan tópica que podría pasar por una fábula.
    Te agradezco el elogio y admito que sí: un señor que dedica su vida sólo a acumular pasta me resulta poco respetable, ya ves.
    Pero me queda la pena de no haber sabido explicar que me hubiera gustado que fuera de otro modo.
    En fin.
    Un beso.

    11:58 a. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Este Fidel, definitivamente, no me gusta nada. O al menos desde el prisma desde el que nos lo ofreces. Puede que si lo viera con mi propio cristal, lo viera diferente.
    Esa visita a tu apartamento denota cierta frialdad por tu parte, pero francamente, creo que en parte, fue la máscara que usaste para no permitir que ese fantasma se colara en tu vida de nuevo. Y lo comprendo. Yo hubiera hecho lo msmo. De hecho, lo he hecho. (valgan las redundancias)
    El gatillazo, decepcionante pero comprensible.
    Y en cuanto a tu cama, entiendo que prefirieras no compartirla. Los fantasmas suelen ser malos compañeros de sueño.
    ¿Y cual será el próximo capítulo? Tengo ganas de leerlo, jejeje.
    Mil besitos, Lula

    1:40 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ESTHER 4H
    No tiene vuelta de hoja: es mi mirada y la de nadie más, pero creo que he dado suficientes datos como para que el retrato no peque de caricatura.

    Continúan sorprendiéndome las diferentes lecturas que hacéis de un relato que voy escribiendo sobre la marcha. :)

    Un beso.

    1:52 p. m.  
    Anonymous Ros said...

    ay hija, me suena la situación de ay, qeu lo dejamos que no que si... que hartita estoy... cuando será la última vez certificada...

    tengo una amiga que me dice que hasta que no pase más de medio año no se lo cree...

    4:59 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Querida mia lo que le impidió el tema fue la culpa, la culpa.....
    En fin estoy enamorado de tí, a mi no me pasaria eso porque soy libre como un aguilucho en invierno.

    7:19 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    CAJÓNDESASTRE,
    Me encantan los piropos, y me encantan los enamoramientos sin consecuencias para la salud física o mental.
    Pero, recuerda: "nunca digas de este agua no beberé, ni este cura no es mi padre"
    Un beso.

    9:20 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    ......y además Eulalia cuando me dices que eres psicoapostata ¿no estarás haciendo alguna alusión a mi próstata? que sepas que aun me funciona a la perfección y estas alusiones son algo que me ofende muchísismo.
    Tu debes saber ya que no existen los enamoramientos sin consecuencias para la salud mental o física......tu debieras de saberlo....

    10:06 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    CAJONDESASTRE,
    Ay, Señor, qué difícil me resulta desvelarme por completo.
    Todavía no estoy preparada para contestarte adecuadamente.
    Así que
    Un beso.

    11:16 a. m.  
    Blogger GLAUKA said...

    Es curioso, pero me has hecho recordar la bilirrubina que se me sube cuando noto esa actitud de "evaluar económicamente a la contrincante" cuando alguien se acerca a "ligar" ... sí, ahora ya no esperan a entrar por la puerta de tu apartamento, muchos hacen encuesta previa, sólo les falta exámen tipo test ... tienes coche, tienes apartamento, de alquiler o en propiedad, trabajo, cómo andamos de trabajo ... vas de vacaciones, viajas ... tras todas las respuestas subyace tu posible situación económica que es lo que les moverá a dar o no dar el siguiente paso, y claro, como que asco me dan ... recuerdo sólo dos intentos de los ultimos 18 meses en los que no salió nada de eso, casi na ... quizás por eso son los únicos que recuerdo con una sonrisa en los labios ... es triste muy triste ...

    11:35 p. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.