• quintadel44: ALGO MÁS QUE CINE.

    viernes, noviembre 10, 2006

    ALGO MÁS QUE CINE.

    He estado leyendo de nuevo mis diarios de entonces.

    A veces quería morir.

    Fidel y yo mantuvimos un pulso en el que yo apostaba mi identidad y él su hombría.

    Nunca tuvimos una relación sexual plena, es decir: jamás hubo coito. Él era virgen y así quería llegar al matrimonio. A pesar de ello, nuestra relación tuvo una carnalidad apabullante y un morboso erotismo de niños reprimidos.

    Nos comíamos la boca en los cines y, tapados con su abrigo, nos acariciábamos hasta el pecado mortal. Hay decenas de películas de las que no he visto el principio.

    (Entonces el liguero era una pieza clave en el ardor sexual: cuando su mano subía por mis muslos y llegaba al trecho que ya no cubría la media, sentía que mi desmayo era parejo al suyo, y el solo contacto de sus dedos en mi vello púbico me arrastraba a un orgasmo fácil, silencioso, suave y húmedo como mis manos en su pene)

    Al día siguiente había que ir a confesar, pero yo no estaba arrepentida, tenía mis dudas de que aquello fuera malo: sólo tenía miedo a que Fidel no me quisiera por ser tan caliente. Ser tan ardorosa no era adecuado en una chica decente. Una chica que no era decente no era digna de ser amada, y a veces él me chantajeaba con ese argumento.

    Lo suyo, en cambio, era una debilidad propia del macho. Entonces reñíamos y uno de los dos rompía para siempre durante uno o dos meses. O nos enfadábamos por alguna otra cuestión. Me deprimía. Me sentía desorientada. Le odiaba. Le intentaba olvidar. Uno de los dos, finalmente, llamaba o escribía o -en su caso - me iba a buscar a la salida del trabajo.

    Y vuelta a empezar.

    También íbamos a conciertos de música sinfónica - nos colábamos o nos regalaban las entradas o nos gastábamos el dinero de una semana - al Monumental o al Palacio de la Música, o a la iglesia de Serrano. Bach, Beethoven, Mozart, Dvorak, Bartok, entraron en mi vida por la puerta grande: la música en directo.

    Se compró una moto. Íbamos a la sierra y buscábamos rincones solitarios para acariciarnos a la luz del día. A veces, él lloraba por su incapacidad para controlar el deseo, y me hacía sentir culpable. Yo no lo entendía, pero tampoco podía prescindir ni de su necesidad de mí ni de mi hambre de él.

    Hablábamos. De poesía, de moral, de Dios, de los estudios, de mi madre y la suya, de los amigos, de los libros que leíamos, de política, de lo que queríamos hacer en el futuro. Nos animábamos, nos dábamos impulso, nos entendíamos en muchos aspectos. En otros, nos separaba un océano de prejuicios.

    Ya os contaré.

    35 Comments:

    Anonymous El lindo D.Diego said...

    ¡Qué fuerte lo del liguero! Esperamos nuevos capítulos con más morbo.

    8:54 a. m.  
    Blogger Zebedeo said...

    La falsa moralidad obligaba a sentirse culpables por algo que no tenía tanta importancia, pero que interiorizabas porque creías que cometías PECADO. Seguro que el falso pecado provocó muchos transtornos psicológicos

    11:31 a. m.  
    Blogger Gavanido said...

    Yo en mi época, tenía tan atronado al señor Bartolomé -el cura de mi barrio-, que de tanto pecado, más de un día se negó a confesarme. Aunque he de admitir que muy pocos pecados fueron tan bellamente interesantes como el suyo. De lo contrarío, seguramente Bartolomé hubiera estado en la puerta de mi casa esperando escuchar mi confesión, o incluso yo mismo me habría metido a cura buscándola a usted por las iglesias de Madrid.

    Siéntase envidiada. (sanamente)

    12:31 p. m.  
    Blogger Zifnab said...

    Ay Señor

    Cuantos pecados te has sacado de la manga y cuanto le has jodido la vida al personal. Aunque supongo que el hecho de estar prohibido le añadía interés al asunto

    Algún día alguno de esos capullos explicarán por qué el sexo es malo

    En fin

    Sed felices

    2:19 p. m.  
    Blogger Larha said...

    Qué maravilla poder leerte, tanto el contenido como lo que has escrito. Gracias.

    3:19 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Caliente, caliente... Resérvate algo para el crudo invierno.

    5:08 p. m.  
    Blogger toxcatl said...

    ¿que complicado era todo no?
    Demasiados prejuicios, creo yo; con independencia de la epoca que conozco yo aun extremista catolico de mi edad que tenia frita a la novia...

    6:09 p. m.  
    Blogger Maik Pimienta said...

    Vaya Lula, me gusta ver que haces repaso y lo das con tanta sinceridad. Estabas muy guapa en esa foto, por cierto. Perdón por la ausencia, pero no e stá el horno para bollos. Besos.

    6:09 p. m.  
    Blogger Laura Hammer said...

    A mi me encantó el post. Que lo cuente alguien más como Ud. lo hace, es magnífico.

    7:21 p. m.  
    Blogger Cerillo said...

    Me parece que ya lo dije, no hay otra barrera para la libertad que un amor compartido y este aún no lo era.

    8:22 p. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Conosco todo tu cuento personalmente, por cierto, tu escrito me gusta mucho, la diferencia en mi caso era, que ni podia tocar, ni me tocaba mi novia, me iba a casa con unas ganas y unos dolores en la entrepierna, que solo una paja podía aliviar.jajaja
    ¡que hermosas son las herencias de nuestros antepasados, espero que nuestros hijos no tienen que pasar por ellas!
    un abrazo

    9:06 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    LINDO DON DIEGO:
    Caprichitos, los justos. :D
    Un beso.

    ZEBEDEO,
    Neurosis, a porrillo, seguro...
    Un beso.

    10:00 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    GAVANIDO,
    No creo que seamos coetáneos, pero lo que me he reído con su ocurrencia merece la mentira. :DDD
    Un beso.

    10:01 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    MAGO,
    ya me explicarás lo de que le he jodido la vida al personal yo, precisamente...
    Anda, no te solidarices tanto con tus congéneres y reconoce que si hubiera sido medianamente inteligente nos lo hubiéramos pasado bastante mejor.
    Claro que entonces no tendría gran cosa que contar.
    Y sin nada que contar no soy yo mísma.
    O sea.
    Un beso.

    10:05 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    SINMÁS.
    Estos piropos me malcrían como escritora...
    Un beso.

    TIPO DE LA BROCHA,
    No te preocupes, que ya está todo previsto :DD
    Un beso.

    TOXCATL,
    Los católicos continúan en las mismas, lo que ocurre es que cada vez hay menos...
    Un beso.

    MAIK,
    estás perdonado. No hay tiempo para todo, corazón...
    Un beso.

    10:08 p. m.  
    Blogger Arthur said...

    Buenas Eulalia, he laído tu post y la verdad sí está un poco fuerte eso de que se anduvieron manoseando en plena función de cine. De todas formas contar eso hace que el que lo lee tenga inevitablemente pensamientos pecaminosos.

    Pero en general tu blog es muy interesante, vos escribís igual que yo, ó sea, las cosas que hacés a lo largo del día.

    Un saludo, chau!!!

    De todo Corazón:
    Arthur

    10:10 p. m.  
    Anonymous Ana said...

    Me encanta su blog, día tras día miro si hay algún nuevo post.La felicito.
    Gracias por deleitarnos con sus historias.

    10:51 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    LAURA,
    Es estupendo comprobar que lo que escribo puede gustar a alguien.
    Muchas gracias, y un beso :)

    CERILLO,
    Este amor era absolutamente compartido. El problema no era ese, creo, sino los prejuicios sociales y los tabúes religiosos.
    Un beso

    GEORGE,
    Estoy de acuerdo contigo en que es bueno aprender de la experiencia de otros para evitar caer en los mismos errores... :)
    Un beso.

    ARTHUR,
    me temo que no has entendido gran cosa de este post. En cualquier caso, los pensamientos pecaminosos son responsabilidad tuya, no mía, querido.
    Un saludo.

    10:55 p. m.  
    Blogger Gavanido said...

    Pues mire, pese a que pocos lo creen, yo juraría que por ahí andaremos. Al menos casi-coetáneos, seguro. Muchas otras veces, el que no lo creo soy yo. Ni de usted, ni de mi mismo. Eso es lo mágico... y por favor, siga con la siguiente entrega.

    Suyo...

    11:01 p. m.  
    Blogger Valeria said...

    Cómo se podía pensar que solo las mujeres "decentes" pueden ser amadas...
    Entonces, qué hacía él (además de confesarse)?
    Creo que a Fidel le pesaba demasiado su educación religiosa y estrecha.
    Tristemente era lo común antes.
    Un beso, Eulalia

    11:54 p. m.  
    Blogger Esther Hhhh said...

    Que relación más compleja... Y tormentosa. Sobretodo creo que para él.
    Y sin embargo a veces pasa esto, conoces a una persona que te quema como la llama a las alas de las mariposas y sin embargo, no puedes dejar de acercarte... Como las mariposas.
    Creo que alguna vez me pasó... Si, una vez, seguro.
    Besitos

    2:44 a. m.  
    Blogger Noa- said...

    Una época marcada por la falsa moral impidiendo disfrutar de algo tan bello como el amor, el deseo y la pasión.

    Saludos

    1:07 p. m.  
    Blogger Marga F. Rosende said...

    Desde luego, has vivido guapa.

    1:56 p. m.  
    Blogger doble visión said...

    Eu, que bueno que hayas guardado todo eso en diarios...porque debe refrescar muchisimo los recuerdos.
    Agradezco que nos dejes entrar asi en tu intimidad...

    beso
    marcelo

    3:55 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    GAVANIDO
    El lunes es mi cumpleaños: cumplo 62. Juzgue usted mismo. Yo sí que me lo tengo muy creído. ;D
    Un beso.

    4:27 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    ESTHER 4H
    El amor siempre quema. Al menos, a mí...
    Un beso.

    4:28 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Marga,
    Eso era un sinvivir, querida, no confundamos :DDD
    Un beso.

    4:28 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    DOBLEVISIÓN,
    esto que cuento no es mi intimidad, sino mis recuerdos.
    Hay post por ahí abajo mucho más íntimos, aunque poco morbosos. :D
    Un beso.

    4:30 p. m.  
    Blogger El Deivid said...

    Eulalia, me impresiona que te muestres tal como eres. Me quito el sombrero. Besos

    11:48 p. m.  
    Blogger JeJo said...

    - Nadie se compadece del pobre Fidel ...
    Tan católico conservador y sin poder ver la cara de Dios ...

    (Perdón por ser tan tan ... procaz ?)

    2:22 a. m.  
    Blogger Molinera said...

    Interesante historia, reflejo de una época. Entre los hombres de la época había los que buscaban vírgenes y todo eso pero también los redentoristas, que querían pecadoras arrepentidas y ellos ser,si no el primero, el último, Contaban, creo, con el agradecimiento de la oveja perdida, todo tiene tintes evangélicos, mucho te será perdonado porque has amado mucho y todo eso.

    8:56 a. m.  
    Blogger Zifnab said...

    Me entendiste mal Eulalia

    El que ha jodido la vida a la peña con el sexo ha sido el Señor del que hablo. Dios me libre (nunca mejor dicho) de juzgarte, ni a tí ni a nadie. Pero a él que todo lo sabe y que todo lo ve si disfruto reprochándole cosas. Como aquello de hacernos sentir mal si nos frotamos más de la cuenta

    Se feliz

    12:18 a. m.  
    Anonymous Anónimo said...

    Me ha encantado el post. Y ahora me estoy acordando de "El año de las luces" ? de Trueba y cuando Juan de Pablos se desmaya ante la cantidad ingente de pecados manuales de Jorge Sanz. Pero, además de tremendamente sensual, el post es mucho más. Es un retrato muy atinado, no sólo de la doble moral y de que eran "modernos los antiguos", sino de lo que es el amor. El amor como lucha, de los iguales, de los apoyos, de las pequeñas luchas.

    Y, como siempre, no es sólo lo que cuentas, es cómo lo cuentas.

    6:48 p. m.  
    Blogger GLAUKA said...

    ¿Sabes? En realidad no han cambiado tanto las cosas ... hoy una chica ardorosa puede que choque con el miedo masculino, con cierto pavor a no estar a la altura quizás ... encierto modo era lo que subyacía bajo aquella indecencia de entonces.Machadas.

    1:58 a. m.  
    Blogger Roxi said...

    Claro Eulalia1 si la vida es para vivirla y bien que la has vivido. Seguiré leyendo hacia arriba y espero encontrar que esa culpa por la sexualidad se haya desvanecido. Seguro que sí.
    Abrazo!

    7:58 p. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.