• quintadel44: 1949 EL TÍO BALBINO SE ENVENENA

    viernes, septiembre 15, 2006

    1949 EL TÍO BALBINO SE ENVENENA

    Mi tío Balbino es hermano de mi padre. Mi mamá dice que es fachista, de los de Falange; eso significa que no es republicano y que no puede ir a Asturias porque durante la guerra les dijo a los demás fachistas quiénes eran republicanos y eso allí se nota mucho porque se conocen todos.

    También es sereno, como mi papá, y tiene dos hijos: mi prima Carmen, y mi primo Serafín; pero no tiene mujer porque antes de la guerra estaban divorciados y ahora no quiere vivir con él, aunque tiene un piso estupendo que le ha dado Franco en unas casas nuevas que han hecho un poco más allá de la Guindalera. Mi prima Carmen no quiere vivir con él ni con su madre y por eso está en Asturias, pero ahora va a venir para casarse, en cuanto su novio encuentre una habitación con derecho a cocina.

    Cuando mi tío Balbino viene a vernos mi madre pone mala cara, y eso que él no trae ni la boina ni la camisa azul, pero no dice nada. Entonces él se pone a hablar mal de su mujer y a decir que es una puta y mi padre y mi madre cambian de conversación porque no es verdad y porque estoy yo delante. El tío está muy sordo y medio ciego, así que no hace caso y sigue diciendo que tiene obligación de volver con él, y entonces mi madre dice por lo bajinis que se acuerda de ella ahora que está viejo pero que bien que se lo ha pasado metiendo en casa a unas y a otras mientras ha podido, y mi padre le dice que se calle. Luego el tío le pide a mi madre agua de la fuente del Berro, porque está empeñado en que la del grifo tiene microbios; Jose le explica que es justo lo contrario, pero le da lo mismo.

    El otro día vino a vernos cuando yo había ido a comprar lejía con Pepi, que es una de las hijas de la andaluza y tiene diez años. Cuando llegué a casa dejé la botella encima de la mesa del comedor y el tío Balbino, pensando que era agua para él, se pegó un trago sin pensárselo, y empezó a dar voces:

    - ¡Me habéis envenenado! ¡Me habéis envenenado!

    Mi padre se despertó y salió al comedor en calzoncillos, a ver qué pasaba. Mi madre no entendía lo que había ocurrido, y el tío tenía la boca abierta y ya no decía nada, solo respiraba fuerte y tosía. Yo estaba asustada y no podía hablar. Luego mi madre vio la botella abierta y se dio cuenta de todo y le decía,

    - Pero, ¡hombre!, si la lejía huele que apesta, ¿cómo no te has dado cuenta?

    Del susto yo ya no me acuerdo de lo que ocurrió después, sólo que mi padre miraba a mi madre como si hubiera sido ella la que había dejado la botella de lejía sobre la mesa.

    Al final no debió pasar nada, porque mi tío está vivo.

    Un poco sí que me alegro de que se envenenara, porque es un tacaño que viene a mi casa a que mi madre le dé de comer y no trae ni vino siquiera, a pesar de que tiene más dinero que nosotros, y además va a vender la plaza de sereno y va a dejar de trabajar; nunca me da propina ni me trae caramelos; pero se va a quedar más solo que la una y terminará en un asilo porque con sus hijos tampoco se está portando, y es que se cree que por ser falangista se lo merece todo, como dice mi madre.

    (Nota a pie de página:
    Más tarde conocí falangistas de todo tipo y condición; el post me ha salido un poco tendencioso pero, qué queréis: mi tío era así, al menos como yo lo recuerdo, en parte a través de los ojos de mi madre, claro).

    30 Comments:

    Blogger Maik Pimienta said...

    Ummmm flangista...sospechoso. No lo puedo evitar. Después, sí, a conocer a la persona, que todos somos hijos de la madre naturaleza. Y de gracias por pasar nada. Como dijo Machado para la eternidad

    "Y al cabo, nada os debo,
    debeisme cuanto he escrito"

    Pues yo te debo momentos de felicidad leyendo tu obra, guapa. Besos.

    7:43 p. m.  
    Blogger Viuda de Tantamount said...

    Y yo...Eulalia, momentos de calma...Muchas veces, mi rato de paz diario empieza de madrugada, con tu familia.... y de tu mano¡¡

    8:52 p. m.  
    Blogger toxcatl said...

    me encanta, sencillamente me encanta
    ¿y si lo haces en formato libro?? (cuando ya lo tengas publicado todo en el blog, si eso)

    3:19 a. m.  
    Blogger Chilanga said...

    Pues que mala onda el tío, yo tengo una tía tambien bien ojete, excesivamente metiche, pero que le vamos a hacer.

    Un beso

    10:57 a. m.  
    Blogger El Aviador Capotado said...

    Querida Eulalia, deberías ordenar todo, quizá ampliar y mandarlo a alguna Editorial. Estoy seguro que en este tiempo de pseudo escritores nacionales-oficiales, sería savia nueva.

    Tienes la capacidad de darle a lo que escribes, colores, olores y perspectivas que llegan al hondón.

    Lo que cuentas, lo viviste en la carne y las tripas. Recorriste y recorres tu particular Sinaí con distanciamiento ¡Coño, que tienes TALENTO! Joder, lo que me enrollo.

    Falangistas buenos, no he conocido a ninguno. Quizás Ridruejo y el mediano poeta Panero (padre).

    Un beso

    11:23 a. m.  
    Blogger Zifnab said...

    :-D

    Avergonzado confieso que yo también bebí lejía pero eso es otara historia y debe ser contada en otro lugar.

    No se si es tendencioso. Pero da un poco igual si lo acaba siendo. Son recuerdos y digo yo que siempre salen tendenciosos en cuanto que nacen de tu propia tendencia... en fin que me lío

    Que me gusta mucho. Sencilla y clara

    Se feliz

    12:02 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Maik,
    No hay tal deuda, en la medida en que también tú escribes para contestarme.
    Machado podía decirlo, y muchos somos deudos suyos, afortunadamente.
    Gracias una vez más, y un beso.

    12:10 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Viuda,
    Cuando estoy en casa, yo tambíén comienzo el día con vosotros. Aquí tengo que esperar que abran el ciber...
    Un beso, chica misteriosa.

    12:11 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Toxcalt,
    creo que en papel todo el conjunto no superaría las veinte páginas.
    De todos modos, es un placer para mí tu sugerencia...
    Un beso, niña.

    12:13 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Aviador,
    Veremos, dijo un ciego...
    Vamos: que eres un sol, pero no me lo creo.
    Yo, a lo mío: divertirme contándolo y comprobando que os divierte.
    El resto no entra en mis planes.
    Un beso.

    12:15 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Mago,
    No sé qué decir. Que gente que escribe como tú, como vosotros, me lancéis estos piropos, me abruma.
    No estoy diciendo con eso que no continuéis haciéndolo, que conste...

    Un beso, y sé feliz tú también.

    12:18 p. m.  
    Blogger Alicia Liddell said...

    ¡Habitación con derecho a cocina! Cuánto tiempo hace que no leía esa expresión.

    2:23 p. m.  
    Blogger Hans said...

    Fíjate, yo no creo que haya salido tendencioso: el vejete era un indeseable, y punto final (o al menos con esa sensación quedo después de tan magnífica descripción). Lo de la camisa azul mahón del fulano es una anécdota.

    Me alegro de todas maneras de la nota a pie, más que nada porque es bastante probable que los más jóvenes de entre tus lectores no sepan que falangistas hubo de todo pelo (hombres buenos e ingenuos, confiados en la bondad de la revolución nacional-sindicalista, e hijoputas aprovechados que robaron los igualmente ingenuos ideales de un chaval de 33 años asesinado en Alicante), incluyendo por ejemplo, Aviador -no me decepciones con afirmaciones de esas, que peinas canas y luces horas de vuelo, coño- a Luis Rosales, que le salvó el cuello durante un buen montón de días a Federico, quien se refugió en su casa.

    4:15 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Alicia,
    ¡Y que no la volvamos a tener que oir a menudo, tal y como están las cosas...!
    Un beso.

    9:26 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Hans,
    Bueno, bueno... José Antonio Primo de Rivera podía ser de todo, menos ingenuo: mamó la política, sabía lo que era.
    Que fue traicionado, desde luego, y no fue la menor traición a sus ideales la de su propia hermana, pero, vamos...

    Un beso.

    9:30 p. m.  
    Blogger Hans said...

    Nah. Los individualistas no podemos creer ni considerar valiosas el tipo de pretensiones ideológicas colectivas tan caras a los extremismos, sean de derechas o de izquierdas, pero es curioso que un tipo tan escasamente leido por sus coetaneos y sucesores aparezca tan 'compacto', tan de lo de la 'dialéctica de los puños y las pistolas' (eso si que es descontextualizar una frase: me refiero al uso interesado por parte de cierta gente de eso) cuando en realidad es todo lo contrario. 'A los pueblos sólo los han movido los poetas', no olvides.
    Yo creo que no mamó nada: ¿concibes, Eulalia, algo más ingenuo que saltar a la arena pública por 'sacar la cara' a su padre, en lugar de dedicarse al muy exitoso ejercicio de su profesión, que desarrollaba brillantemente?.
    Ciertamente, los coñazos de Doña Pilar tocaron las narices de las chicas de tu generación. Vaya peazo meapilas infame. Lo único merecible de la SF: el libro de recetas (reconocerás) :-D

    10:25 p. m.  
    Blogger pcbcarp said...

    Un descubrimiento este blog, Eulalia: gracias.

    2:38 a. m.  
    Blogger churra said...

    Estupendo , me ha recordado a ciertas escenas caseras de mi pasado.

    Me gustas por que me refrescas la memoria.(lo que no esta nasa mal)

    Mil besos

    1:33 p. m.  
    Blogger Azena said...

    te voy a abrumar un poco más... me encanta cómo escribes y las escenas que retratas son tan reales...

    6:53 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Hans,
    no lo sé, la verdad: sólo que mi infancia y mi adolescencia estuvo empachada de frases grandilocuentes como lo de la unidad de destino en lo universal y toda esa fanfarria. Y, que el tipo era un elitista de mierda, desde luego.
    El paso del tiempo suele despachar a todo el mundo con un par de frases y convertirlos en personajes de una sola pieza, cuando es evidente que nadie es tan "compacto", por utilizar tu adjetivo.
    Pero no quiero entrar en polémicas contigo, que luego me pones en la picota :D
    (Y además necesito mucho tiempo para recordar el puñetero 1949)
    ¡Ah!, y el libro de recetas que me ha salvado siempre ha sido el de Simone Ortega... Las de la Sección Femenina vetaron una vez injustamente un cuento mío para darle el premio a una sobrina de Ledesma Ramos. Guarras.
    Un beso.

    7:00 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    pcbcarp,
    Muchas gracias; espero que te diviertas leyéndo tanto como yo con los posts.
    Un beso.

    7:01 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Churra,
    ¿Quién no ha tenido un tío que no estaba en la misma onda que el resto de la familia...?
    Un beso.

    7:02 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Azena,
    Me basta con que os guste. Para eso lo cuento...
    Un beso.

    7:02 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    7:02 p. m.  
    Blogger GLAUKA said...

    Esas ovejas negras de la familia que hacían al subconsciente olvidar la lejía en cuaquier parte ... ;)

    2:13 p. m.  
    Blogger Marga F. Rosende said...

    ¡Vaya familia!, tios envenenaos en familias Borgia castizas. Ésta Eulalia....

    10:21 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Glauka,
    ¿Y el subconsciente del tío, imaginando que mi madre había maquinado contra él, qué?
    Bien sabía que haber, había ciertos motivos...
    Un beso.

    Margaaaaaaaaaa,
    jamía, no éramos ni la mitad de la mitad de lo que se estila ahora...
    Además, no teníamos tanto refinamiento como aquellos valencianos...
    Un beso.

    1:42 p. m.  
    Blogger Roxi said...

    El tío envenenado! Creo que en el fondo todos se alegraron un poco, ya que no fue tan grave y no terminó en funeral.
    El tío falangista, se lo buscó por pesado. Son pequeñas coincidencias cotidianas, que por algo ocurren.
    Un abrazo!

    5:15 p. m.  
    Blogger El Deivid said...

    Personas malas siempre encuentran su desgracia

    6:02 p. m.  
    Blogger manuel_h said...

    vale, pero ¿pusiste allí la botella a propósito o no, eh eh eh?

    10:12 p. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.