• quintadel44: VEJEZ, O LOS CUARTOS VEINTE AÑOS.

    viernes, julio 14, 2006

    VEJEZ, O LOS CUARTOS VEINTE AÑOS.

    En mi familia somos de extremos: si no nos morimos jóvenes, duramos hasta que nos aburrimos de estar vivos; por esta regla de tres, y atendiendo a las proyecciones que hacen los demógrafos, me quedan alrededor de veinte años para vivir. Una cuarta parte. Un 25 %. Se dice pronto.
    A mí me parece que un 25% es muchísimo. Si te suben el sueldo un 25 % de golpe, es un puntazo. Si te rebajan en una compra un 25%, sales más contento que unas pascuas. Si pesas un 25 % más de lo que debes, es para preocuparte. Me gusta más verlo así que decir que he vivido ya las tres cuartas partes de lo que estadísticamente me corresponde.
    Veinte años, por mucho que diga el tango, es una barbaridad de tiempo. Es un tercio de mi vida adulta. Y vejez no es sinónimo de enfermedad, ni de pérdida de facultades mentales, ahí tenemos a Santiago Carrillo o a Francisco Ayala para demostrarlo.
    Me aterra, eso sí, el hecho cierto de que, a partir de los ochenta, aumenta la posibilidad de desarrollar demencias; pero eso ya no lo considero vida, se lo tengo dicho a mi hijo: el día que empiece a desvariar, me metes en una residencia, me despides, me lloras como si me hubiera muerto, y me recuerdas como era cuando estaba en mis cabales. Porque lo que me asusta no es la demencia en sí, que si me toca no me voy a enterar de nada, sino el hipotecar la vida de los que me aman por tener que cuidarme: no me da la gana, que me cuide el Estado, que para eso he estado pagando mis impuestos y a la Seguridad Social desde los dieciseis años.
    Pero no pienso mucho en ello. No suelo pensar demasiado en asuntos que puede que ocurran, puede que no, puesto que, si finalmente no suceden, habré perdido un tiempo precioso preocupándome y, si terminan por llegar, ya he dado instrucciones.
    Medito, eso sí, en qué voy a hacer después de la jubilacion, que la tengo cerquísima. Andrés - mi novio, que es unos años, pocos, más joven - se empeña en que me desaprovecho a mí misma por pura indolencia, y que debería dedicarme a algo serio, como si me hubiera pasado la vida de fiesta en fiesta, no te fastidia; pero entiendo lo que quiere decir, y se lo agradezco: alude a que no soy ambiciosa, que soy insegura, que cualquier meta que me proponga está a mi alcance (salvo presentarme, a estas alturas, a Miss Mundo o intentar batir un récord en atletismo, claro) pero me falta disciplina. Claro, él es una fuerza de la naturaleza, y no entiende que hay temperamentos que no soportaríamos su ritmo... Dejemoslo estar.
    Aunque tiene razón , en cierto sentido: en mis primeros veinte años me preparé para la vida; en los segundos, me independicé, me casé, terminé la carrera, tuve un hijo, hice las oposiciones y compré mi primera casa (por ese orden). En los terceros, me separé, sufrí la tremebunda adolescencia del vástago, tuve amores, trabajé por todo América, entré y salí de la política militante, escribí dos novelas impublicables, pasé la menopausia y conocí a Andrés, me enamoré de él como una nena, me puse delante de él para que me viera, me vio, le envolví en mis historias cual sherezade de barrio, y con él de la mano he entrado en los cuartos veinte, los - más o menos -definitivos. Algo tendré que hacer con ellos que no haya hecho hasta ahora.
    Veremos.

    21 Comments:

    Blogger quiero ser como tú said...

    No sé qué te habrá dicho tu hijo, pero me parece un poco cruel que le digas eso. A mi me gustó vivir de cerca las demencias de mis abuelos y me gustará vivir de cerca las de mis padres, si las hay. Claro está que prefiero que no las haya, pero eso no se elige...
    Entonces ¿la vida se divide en periodos de 20 años o depende de cada uno?

    11:52 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Jajajaja, Quieroser: mi hijo no ha dicho nada y hará lo que le venga en gana, como es de ley; pero no podrá obviar mi voluntad, que es esa.
    En cuanto a lo de los períodos... A los veinte, supongo que sintetizas tu vida por lustros; a los treinta, por décadas, quizá. A mí me ha venido bien elegir las veintenas, por resumir. Cada cual...
    Un beso.

    1:22 p. m.  
    Blogger Maik Pimienta said...

    Me ha encantado el texto, por su sencillez y sinceridad. Y por la información que me aportas. Qué bueno leerlo, ya que no tengo nadie que me lo diga. Casi me obligas a seguirte, por tus escritos y por tu experiencia, y lo hago encantado. Un saludo.

    PD: Lo de sospechoso de la entrada anterior era una postura, nada más. No me siento sospechoso de ser uno de esos que decías -lo cual es en sí sospechoso-, bueno, no me lío.

    2:13 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Gracias, Maik.
    Estoy pillando sitio y haciéndome la parroquia, antes de que todos los jubilados se enteren de que esto de los blogs es gratis.
    Un beso.

    2:57 p. m.  
    Blogger Soltaire said...

    Linda!, hoy fue una mañana difícil ... pero me la alegraste al ver tu mensaje... eres linda!

    Con respecto a esto que escribes...., no sabes cuánto me gustaría juntarme un día contigo, un par de tragos, cigarros y conversar...., saber de las mil cosas que has hecho y de las que yo (hasta ahora) he logrado hacer.... Uff! ¡nos faltaría noche amiga mía!!!...

    Por ahora quiero preguntarte algo...¿hay alguna posibilidad de que me envíes, o de ver de alguna manera una de tus "obras impublicables"?? me encantaría de verdad!

    Muchos Besos y que tengas un hermoso día..., o tarde, o lo que sea (no sé qué hora será allá)... en fin, que tengas hermosos momentos!...
    ;)

    Soltaire

    5:55 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Ugggghhhhh, Soltaire, qué cosas me pides!
    La primera es del año ochenta y tantos, está en wordperfect, tendría que revisarla y... No, no: mejor espera a la tercera, que ya está empezada.
    Soy experta en noches, nena...
    Un beso.

    6:50 p. m.  
    Blogger Marga F. Rosende said...

    Eulalia, gracias por pasarte por mi blogokupa, me ha encantado leerte. Tu fuerza, tu jovialidad y tu sencillez.No me extraña que el Andrés este prendado.
    Volveré...
    Ah podemos presentar a tus hijos y a los mios jajaja

    9:06 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Marga, eres como un rayo, acabo de pasar por tu blogokupa y ya te has plantado en el mío, a ver de qué iba. Tía tenías que ser. Me gustas.

    9:14 p. m.  
    Blogger dsd said...

    Que chuli, Eu. Me ha gustado mucho.
    Te agradezco la visita y te doy la bienvenida. Si necesitas ayuda con los enlaces o algo, sólo tienes que pedírmelo.

    Un saludo ;)

    10:26 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Si es que llevo como veinte años trabajando con ordenador y no he pasado del tratamiento de textos y la hoja de cálculo, dsd, jamía, y eso por obligación, y me entra vagancia: bastante que he llegado hasta aquí en tres semanas, pero gracias por el piropo y por el ofrecimiento.
    Un beso.

    10:46 p. m.  
    Blogger Chilanga said...

    Hola :)

    Primero que nada, es respetable tu desición respecto a lo que querrías hacer si en algun momento llegaras a la demencia (ojala que eso nunca te pase)tal vez si a mi me llegara a pasar, pensaría lo mismo que tu, pero mi bisabuela llegó a esas cuestiones a raíz de una embolia, y aún así me alegro de haberla tenido un ratito mas conmigo, aunque fuera de esa forma, será porque fuí muy egoista, pero bueno, todos los seres humanos lo somos ¿no?

    Un placer como siempre leerte.
    Besos

    8:30 a. m.  
    Blogger Soltaire said...

    Uuuuuu con esa referencia que me das acerca de tu "expertiz".... te pido POR FAVOR que me anotes para "la tercera que ya empezaste"..., no me la quiero perder!...
    UN beso grande amiga mía!
    :)

    Soltaire

    9:44 p. m.  
    Blogger doble visión said...

    Eulalia, excelente post. Con esa manera de ver el mundo y el curriculum que llevas, deberias vivir 100 años más. Enhorabuena que haya gente como tu, dispuesta a empezar cada dia, aunque éste pueda ser el último.

    saludos

    1:57 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Mmmmmmmmmm...Doble visión:
    Me levanto, me siento con un té delante de la pantalla, y me encuentro con tu piropo.
    ¿Hay mejor manera de empezar el día?
    Gracias mil.

    9:29 a. m.  
    Blogger Marga F. Rosende said...

    I love u too tia...

    5:07 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Ji, ji, ji, Marga.
    No sé si me gustan más los piropos de los tíos chachi o los de las tías inteligentes.
    Un beso

    7:25 p. m.  
    Blogger NeoNativa said...

    Eulalia, es increible leerte, de senil nada....mientras tengas esta curiosidad siempre seras joven, empezas a ser vieja cuando lo pensas......aparte tu edad en tus palabras no se ven.....
    Gracias x estar ahi

    Besos

    5:46 a. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Neo, Neo, Neoooooooo!!!
    De senil, nada, ya lo sé. Pero eso de la curiosidad y la juventud es una falacia: empiezas a ser vieja cuando empiezas a ser vieja, no hay vuelta de hoja.
    Cuando pierdes la curiosidad lo que ocurre es que estás cadáver, querida.
    Un beso

    9:57 a. m.  
    Blogger francisco aranguren said...

    Admiro a una persona que no arroja la toalla, admiro a una persona optimista, admiro a una persona sincera: tus valientes terceros veinte años prometen unos cuartos magníficos (has roto los límites). Mucha suerte con tu blog.

    1:11 p. m.  
    Blogger Eulalia said...

    Graaaaaaaaaaaaacias, Francisco.
    Es cierto que mi generación careció de modelos aceptables: entre la Conchita Velasco y mis amorosas y puritanas hermanitas... El vacío más espantoso.
    Así que tuvimos que irnos inventando el modo y manera.
    Un beso.

    2:28 p. m.  
    Blogger GranPitufo said...

    No sé como van las estadísticas, pero con la lucidez que te gastas la demencia lo va a tener muy complicado.
    Un saludo!

    12:37 a. m.  

    Publicar un comentario

    Links to this post:

    Crear un vínculo

    << Home

    ecoestadistica.com Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.